Logo La República

Sábado, 8 de agosto de 2020



NACIONALES


William J. Salom conversa sobre el futuro del sector de Educación Superior

Universidad Politécnica Internacional quiere democratizar la educación superior privada

Mejores precios y financiamiento del mercado, clases virtuales e infraestructura que permite el distanciamiento social son parte de la propuesta

Redacción La República [email protected] | Martes 14 julio, 2020

William J. Salom, presidente del Grupo Interamericano.
“Tenemos como objetivo la democratización de la educación superior privada, con los mejores precios y financiamiento del mercado metodología con un importante contenido virtual, así como con la infraestructura suficiente para impartir lecciones presenciales con el distanciamiento social requerido”, destacó William J. Salom, presidente del Grupo Interamericano. Esteban Monge/LA REPÚBLICA.


Brindar cursos 100% virtuales a los estudiantes ante el surgimiento del Covid-19 y contar con un equipo docente y académico preparado permitió a la Universidad Politécnica Internacional salir con éxito de la crisis y avanzar en su propósito de democratizar la educación superior privada.

Pendientes quedaron una serie de retos para el futuro de la educación superior privada y aspectos que se deben mejorar, confirmó William J. Salom, director del Grupo Interamericano, en esta entrevista.

Estos temas se conversaron con LA REPÚBLICA, incluido el cómo podrá la Universidad, enfocada en carreras de gran alcance en el desarrollo social, humano y tecnológico contribuir para crear encadenamientos provechosos para la economía nacional y que impacten positivamente a la sociedad.

Lea más: Conozca las cinco universidades que mejor se han acoplado a clases virtuales, según estudiantes

-¿Cuál es la visión de innovación, calidad y sostenibilidad de la UPI?

-“En el 2021, ser reconocida como una Universidad referente en la Educación Superior en el país, enfocada en carreras de gran alcance en el desarrollo social, humano y tecnológico, que contribuyan a crear encadenamientos provechosos para la economía nacional e impacten positivamente a la sociedad. Lo cual lograremos ya que somos la universidad privada que además del enfoque en servicio al cliente para facilitar todo trámite, tiene como objetivo la democratización de la educación superior privada, con los mejores precios y financiamiento del mercado; una metodología con un importante contenido virtual, así como con la infraestructura suficiente para impartir lecciones presenciales con el distanciamiento social requerido”.

-¿Cuál es el futuro de la educación superior privada?

-“Las condiciones socioeconómicas de la región acentuaron una sostenida segmentación de las poblaciones jóvenes con respecto a sus necesidades, intereses profesionales y ocupacionales.

La deserción de las universidades públicas se ubica alrededor del 50% de la matrícula y la mayoría de ellos pasan a ser estudiantes de las universidades privadas, donde encuentran la posibilidad de combinar un trabajo de tiempo completo con su educación universitaria en las noches o fines de semana.

A pesar de tener una población joven estabilizada, Costa Rica todavía presenta mucho espacio para crecer en términos de la población en educación universitaria”

-¿Cuál es la tasa de cobertura universitaria a la cual pueden aspirar?

-“En los países desarrollados, la tasa de cobertura oscila entre un 47% y 56%, según un estudio dado a conocer por Jorge Woodbridge, exministro de Competitividad.

Costa Rica puede más que duplicar la población universitaria basada en esta referencia. Al ingresar al grupo de la OCDE, nuestras ofertas y matrículas universitarias deberán crecer, porque aumentará la demanda de las empresas que vengan a invertir aquí.

La Universidad Politécnica Internacional logró exitosamente consolidar su modelo de educación en línea, simultáneamente al surgimiento de la pandemia.

Hemos desarrollado un riguroso proceso de formación docente en nuestro equipo académico, todo en entornos virtuales de aprendizaje. Constantes evaluaciones cruzadas a estudiantes y docentes nos permiten hacer ajustes en tiempo real al modelo, sin perder la esencia UPI en calidad e innovación”.

-¿Considera que los cursos on line se convierten en una amenaza para la educación superior?

-“La situación actual trae que se disparen una serie de ofertas informales, cientos, miles de webinars, seminarios, workshops que son ofrecidos por la Cámara de Comercio, de Industria, de Exportación o Colegios Profesionales y abogados y cuánto asesor aparezca, programas la mayoría muy serios y sin costo alguno.

Ya se habla de que en el futuro un estudiante podrá escoger cursos de diferentes universidades, dictados por distintos profesores, con la posibilidad de interactuar con ellos y con alumnos localizados en todo el planeta.

Es decir, que eventualmente no les interesará el título. Peor aún, ya las empresas se proponen diseñar, junto con los expertos en contenido, la formación continuada de sus empleados a la medida, recurriendo a los cursos que exactamente necesitan y sin ausentarse de sus puestos de trabajo.

Ya esto lo vivimos en la UPI, nos lo hizo una empresa multinacional hace algunos años, con nuestro programa de inglés, aprendieron de nosotros y luego decidieron implementarlo in house.

Lo veo como la gran amenaza que tenemos todos los que estamos en la educación universitaria privada, formal, presencial y acreditada, los que pasamos todas las pruebas que requieren los entes regulatorios del país.

Igualmente, es una amenaza que pronto enfrentarán las instituciones con educación on line formales que se han labrado un espacio en esa área.

Se está complicando el mercado, por no decir prostituyendo. No solo los millennials, sino también los profesionales, están en la búsqueda de programas que los actualicen.

Los encuentran por todos lados, sin costo, ni control de las autoridades académicas; es más, hacen alarde de esos cursos y programas y los destacan en sus hojas de vida y, aparentemente, están adquiriendo validez.

A menos de que las instituciones formales seamos más agresivas con los precios, con programas on line y con campañas de divulgación de nuestro prestigio y seriedad, nos quitarán el espacio que con orgullo hemos llenado por años.

¿Qué piensa de la Dirección de Infraestructura y Equipamiento Educativo (DIEE)?

“Hoy, existen en el país 11 universidades privadas por cada universidad pública. Los requerimientos del DIEE están forzando a muchas de las universidades privadas más pequeñas a reconsiderar si se mantienen activas, dado que ponerse al día con la normativa involucra, en muchos casos, inversiones superiores a sus capacidades.

Por lo tanto, se vislumbra un proceso de consolidación de las universidades privadas que hemos hecho grandes inversiones en infraestructura, personal capacitado, laboratorios y herramientas, que hará que las que estén mejor preparadas y posicionadas, puedan crecer al ir absorbiendo a las que sean desplazadas.

Ya vimos un ejemplo de esto durante el 2019, cuando Conesup cerró el funcionamiento de la Universidad Cristiana del Sur. Pero deben revisar a muchas más.

En Costa Rica, solo nueve o diez universidades privadas cumplimos los requisitos y tenemos la inversión suficiente para garantizar una excelente educación”.

-¿Qué piensa del Conesup?

-“En nuestra área de influencia ‒Heredia‒, solo la Universidad Nacional y nosotros, la Universidad Politécnica Internacional, poseemos instalaciones, con la colaboración de todos los directores de carrera en el sitio.

Las otras universidades privadas son aularios; si usted hace un recorrido, no verá ni una mosca. Aquí, nuestros directores, con todo y la pandemia, han estado disciplinadamente comprometidos con la institución, reinventándonos.

Nuestro equipo docente y administrativo trabaja tiempo completo y contrario a los vecinos, solo hemos despedido 4 o 5 funcionarios por reorganización de perfiles y competencias. Estos son detalles que nosotros quisiéramos que fueran considerados y evaluados por el Conesup.

Siempre he sido de la opinión que las universidades privadas con más de cinco años de funcionamiento y más de $25 millones de inversión en infraestructura y equipo deben gozar de autonomía.

Durante y después de la pandemia, a quienes hemos actuado responsablemente, nos deben permitir crear programas innovadores y actualizarnos con autonomía. Tengo noticias sobre universidades serias como la Ulacit, por ejemplo, les han tardado hasta tres años para aprobar una nueva oferta de carreras al mercado”.

-¿Qué programas nuevos tiene la UPI que ofrecer?

-“El Grupo Interamericano es pionero en la educación dual y, de hecho, cuenta con una escuela de gastronomía en su Instituto Politécnico Internacional, donde los estudiantes van aprendiendo su carrera y al mismo tiempo practicando en el restaurante-escuela, al que se le denomina Restaurante de Aplicación.

Poseemos los laboratorios para cocina y sommelier más modernos del país y, a partir de agosto, será la única escuela de gastronomía que ofrecerá sus prácticas con el distanciamiento social requerido por las autoridades pertinentes.

Incluso, en la última década, el Grupo hizo esfuerzos para traer la experiencia alemana e implementar así la educación dual en otras áreas más industriales, como la impresión 3D, pero el apoyo político del Gobierno no se concretó.

Se enredaron con la aprobación de la Ley de Educación Dual en la Asamblea Legislativa, la cual se dio en agosto del 2019, y la institución competente sobre este tema recomendada por decreto de la Asamblea Legislativa no ha elaborado los reglamentos para que iniciemos las clases quienes tengamos el interés y la capacidad instalada para participar en estos programas tan necesarios para la reactivación económica del país, sobre todo después de la pandemia”.

¿Cómo se ve la UPI después de la pandemia?

-“Un fenómeno importante que se está dando en el país es que, al existir una mayor competencia por los buenos puestos de trabajo, motiva a los profesionales a seguir actualizándose y mejorando su hoja de vida.

“Como consecuencia, los profesionales buscan un segundo título como una forma de mejorar sus posibilidades de empleabilidad y de superación en su carrera; para ello estamos por lanzar un proyecto en carreras de la cuarta revolución en conjunto con HolbertonSchool, un centro de enseñanza de primera en el segmento, y con quienes estaremos complementando una total diversificación con un componente constante de calidad y de altísima innovación”.

-¿Cuál sería entonces la posible solución?

-“Si actuamos con inteligencia y sagacidad.

Si las entidades de educación superior serias como nosotros, autorizadas, reconocidas por el Estado, con una alta inversión en infraestructura, laboratorios y talento humano para enfrentar este desafío no lo hacemos, de inmediato enfrentaremos una competencia desigual por parte de los países que sí lo están haciendo.

Perderemos la oportunidad de preparar a la población para la nueva era del conocimiento y la condenaremos al subdesarrollo cultural, intelectual y económico por años, si no es que para siempre”.


NOTAS RELACIONADAS


José Salom y Mariana Aguilar posan frente a una mesa con varias botellas de los productos que tratan en una mesa

Instituto Politécnico abrió carrera de sommelier

Viernes 26 octubre, 2018

Si usted quiere convertirse en un experto en vino, puede hacerlo incluso a nivel profesional en el Instituto Politécnico Internacional, que acaba de abrir la





© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.