Enviar

Once fracciones disputarán agenda propia

Una sola chispa, encenderá nuevo Congreso

Oficialismo debe ser flexible para evitar parálisis

201404232330360.n4.jpg
Hace 20 años, Juan Luis Jiménez, jefe de fracción del PLN, fue diputado. En aquella ocasión, las condiciones eran muy distintas, ahora el multipartidismo complica la negociación. Gerson Vargas/La República
Solo se requiere una chispa en el nuevo Congreso, para que el buen clima de negociación que impera en estos momentos entre los partidos, se convierta en un atolladero y un eventual laberinto sin fin.
La presencia de 11 agrupaciones políticas —incluidos los diputados independientes— en la Asamblea es la culpable de esta situación.
Esto lo saben la oposición, el oficialismo y hasta el presidente electo Luis Guillermo Solís, quienes reconocen que la única forma de impulsar grandes proyectos es por medio de la diplomacia y el diálogo.
No obstante, para evitar la eventual parálisis legislativa en Cuesta de Moras, lo más importante será la flexibilidad en las posiciones, pues la intransigencia en las posiciones garantiza como única ruta el fracaso.
“Todos estamos maniatados por la conformación de la Asamblea. Esta situación es inédita en nuestra democracia y para el PAC que es gobierno, se trata de un asunto verdaderamente complejo", indica Juan Luis Jiménez, jefe de fracción de Liberación.
Respecto al trabajo que le corresponderá al próximo gobierno, Jiménez considera que requerirá un juego de cintura político espectacular, pues en definitiva cualquier proyecto insignificante, tiene la posibilidad de generar la chispa que encienda el Plenario.
Además de ese panorama, la fracción del PAC y Solís, tendrán que discutir de primera entrada, una gran cantidad de proyectos que por su complejidad no han sido aprobados.
Uno de ellos es el plan de contingencia eléctrica para aumentar la participación privada en la generación de energía, tema central de las reuniones que sostuvo Luis Guillermo Solís con libertarios y liberacionistas en el último par de semanas.
Además, está el préstamo por $465 millones para ampliar y mejorar la vía a Limón.
A esa agenda se unen iniciativas de derechos humanos como el aval a las uniones de hecho entre personas del mismo sexo y las reformas al sistema de Banca para el Desarrollo.
Sin embargo, el gran reto del Poder Ejecutivo y de la oposición es el aval a un plan fiscal, el cual ingresaría a la corriente legislativa a cuentagotas.
Este último proyecto requiere el respaldo de 38 diputados y una gran mesa de diálogo, pues desde la administración de Abel Pacheco hace más de una década, se viene postergando esta decisión.
Otro aspecto que dificultará a Solís la aprobación de proyectos, es el número limitado de su fracción.
Pese a que el mandatario ganó con solvencia la Presidencia en segunda ronda, su brazo político en Cuesta de Moras es de apenas 12 legisladores, es decir, le faltan 17 votos como mínimo para aprobar sus iniciativas.
“Tiene que haber un diálogo permanente entre los partidos, eso es clave para sacar la Asamblea adelante. Si el PAC no aprende a ceder, esto se va a complicar y podríamos caer en una parálisis”, expresó Gerardo Vargas, jefe de fracción del Frente Amplio.
La primera prueba de negociación política se verá este 1° de mayo, cuando los diputados elijan el nuevo directorio legislativo y al mismo tiempo, establezcan una agenda de proyectos común.
Hasta el momento, el PAC no ha logrado amarrar los votos y existe el peligro de que Liberación y el Movimiento Libertario pongan al frente del Congreso a un legislador de oposición.
Por otra parte, los rojiamarillos han sido supeditados por el Frente Amplio, a que Solís levante tres vetos presidenciales sobre la ley de fotocopiado, la consulta popular a las comunidades sobre proyectos ambientales y la reforma al procesal laboral.
Esta última iniciativa permitiría que la policía y los hospitales se vayan a huelga, algo que ha sido cuestionado por la mandataria actual Laura Chinchilla.
Sobre este tema, Solís ha pedido a un grupo de juristas un dictamen y hasta el momento, no se ha pronunciado ni a favor, ni en contra.

201404232331280.n44.jpg

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios