Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Una mayor libertad económica

Natalia Díaz [email protected] | Jueves 15 febrero, 2018


Una mayor libertad económica

La evidencia es contundente, a mayor libertad económica, mayor el desarrollo económico, social y ambiental. Lo anterior se desprende del Índice de Libertad Económica que cada año publica “The Heritage Foundation” (La Fundación Heritage), un reconocido “think tank”, con sede en Washington D.C. Este estudio empírico utiliza datos de diversos sectores como negocios, gobernanza, comercio y política, para demostrar la relación directa entre libertad económica, desarrollo humano y crecimiento económico.

En el índice se establece un parámetro de medición, siendo 100 el país más libre. Los países en las más altas posiciones cuentan con un código tributario amigable para los negocios que incentiva el emprendimiento y la innovación. Además, los habitantes de estos países gozan de un mayor nivel de ingresos, viven más años, tienen una mejor salud, mejor educación y son más conscientes de la necesidad de proteger el medioambiente.

El pasado 2 de febrero, “The Heritage Foundation” (La Fundación Heritage) publicó el Índice de Libertad Económica 2018. Según indica, en las últimas dos décadas, la libertad económica a nivel mundial ha ido aumentando. Este año la puntuación promedio mundial de 61,1 ha sido la más alta registrada desde el lanzamiento del índice en 1995.

Únicamente seis países (Hong Kong, Singapur, Nueva Zelanda, Suiza, Australia e Irlanda) han sido calificados como libres, al obtener un puntaje mayor a 80. Casi la mitad de todos los países del mundo son considerados mayormente libres o reprimidos.

Costa Rica pertenece al grupo de los países moderadamente libres (con una puntuación entre 60 y 69,9). Se ubica en el puesto 57 de un total 180 países, con un puntaje de 65,6, el cual supera el promedio regional y mundial.

El índice de libertad económica evalúa a los países en cuatro amplios ejes: estado de derecho, tamaño del gobierno, eficiencia regulatoria y mercados abiertos. Hay 12 categorías específicas: derechos de propiedad, efectividad judicial, integridad del gobierno, carga tributaria, gasto del gobierno, salud fiscal, libertad empresarial, libertad de trabajo, libertad monetaria, libertad de comercio, libertad de inversión y libertad financiera.

En el eje “estado de derecho”, se indica que en Costa Rica los derechos de propiedad son seguros y que los contratos son respetados, aunque su aplicación es a veces muy difícil. El Poder Judicial es independiente pero a menudo lento para actuar. Sin embargo, los retos fiscales amenazan con socavar la seguridad y sectores de la justicia; y la corrupción aún se mantiene como un problema persistente.

En cuanto al “tamaño del gobierno”, el índice indica que la carga tributaria del país es del 23,4% con respecto al PIB, y que en los últimos tres años el gasto del gobierno ha alcanzado el 19,3% y el déficit fiscal un promedio del 5,6%, respectivamente. La deuda pública equivale al 43,7% del PIB.

Con respecto al eje de “eficiencia regulatoria” enfrentamos importantes retos. Una pobre infraestructura, altos costos de energía, una burocracia compleja, débil protección al inversionista y un incierto cumplimiento de contratos que impiden el emprendimiento. La economía informal representa casi el 45% del empleo. Despedir a un trabajador sin responsabilidad patronal puede costar casi un año de indemnización. Por otra parte, comprometido a renunciar al uso de combustibles fósiles, el gobierno subsidia el costo, para los consumidores, de la energía hidroeléctrica generada por la empresa eléctrica estatal.

En el eje “mercados abiertos”, el índice resalta que el comercio es significativo para nuestra economía. Sin embargo, algunas barreras no arancelarias impiden algunos intercambios comerciales. La apertura del gobierno a la inversión extranjera está por encima del promedio. Indica también que el sector financiero sigue siendo relativamente resistente y continúa expandiéndose; y que a pesar de la mayor competencia en el mercado, las instituciones financieras estatales dominan el sector e influyen en los préstamos.

La libertad económica es el único camino para mejorar la calidad de vida de los habitantes. A lo largo de los años se ha demostrado que los países que obtienen un mejor puntaje en el índice obtienen mejores resultados en tres áreas claves: ingreso per cápita, progreso social y gobernanza democrática. La clave está en empoderar a las personas para que puedan escoger libremente lo que consideren es lo mejor para ellas. Por esa ruta debe avanzar nuestra querida Costa Rica.