Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



BLOG


¿Un gobierno digital?

Walter Montes [email protected] | Miércoles 14 febrero, 2018


Hoy en día, al igual que en las empresas, la tendencia actual es a tener gobiernos digitales y abiertos. Óptimos y que entienda la era digital. Donde cualquier ciudadano pueda acceder a servicios eficientes, transparentes y sobre todo accesibles.

La era digital o la famosa transformación digital por la que todos los actores del mundo están pasando, desde empresas centenarias hasta gobiernos, abre un abanico de posibilidades desde rebajo de costos, mayor rango de acción, mejor llenado de expectativas y principalmente, adaptabilidad al cambiante siglo XXI.

Según el Foro Económico Mundial en su reporte The Global Information Technology Report del 2016, los países más preparados a la era digital apalancándose en inversiones en tecnologías de información y comunicación respecto a su indicador NRI son Finlandia, Suiza, Suecia, Israel, Singapur, Holanda y Estados Unidos (¿y Latinoamérica?).

El indicador NRI o Network Readiness Index, se enfoca en analizar los factores, políticas e instituciones que le permiten a un país incrementar su competitividad y bienestar al aprovechar las TICs. Más detalles del informe aquí.

El apalancamiento de las tecnologías digitales le puede permitir a un país crecer en el ámbito digital como un organismo cuasi-biológico. Desde mejorar acceso a servicios básicos, pasando por compartir conocimiento e información en tiempo real (cooperación inter-departamental), invertir de manera más coordinada e inteligente y dar pasos exponenciales hacia una mejor administración pública, eficiente, sostenible y conectada.

Existen importantes ejemplos de gobiernos altamente digitales como el caso Singapur que además de promover el uso de TICs, en su gobierno da el ejemplo.

El gobierno digital no debe solamente entender la era (y economía) digital (Uber-Airbnb, what?), sino, adoptarla, implementarla, y promoverla desde apoyo en inversión (o facilitación de inversión privada), hasta inclusión en la educación. Todo de la mano con pensamiento emprendedor (o intra emprendedor).

Esto significa implementar tecnologías novedosas, desarrollarlas internamente, incubar en esfuerzos publico privados y potenciar el talento de los individuos de la sociedad.

Volviendo a Singapur, un estandarte de innovación digital en el gobierno, su visión se ve plasmada desde el Infocomm Media 2025, hasta las iniciativas materializadas al día de hoy, como su sistema de Ventanillas Únicas. Así como el rodearse de actores conocedores del tema (públicos y privados) y generar iniciativas puntuales para potenciar el avance en la digitalización, como lo es el Hive (su centro de diseño y desarrollo de software), el cual le brinda servicios a otras agencias del estado.

Su visión holística, se enfoca en utilizar las tecnologías en todos sus laterales, y promover la creatividad y la innovación, en busca del bien social y económico del país.

Otro gran ejemplo de un gobierno que sí entiende el mundo digital es Estonia.

Sí, esta frase en el landing page de e-estonia.com es del gobierno. Aún más sorprendente, en esta misma página, esta frase ilumina el sitio:

"Los países exitosos necesitan estar listos para experimentar. Crear e-Estonia, como una de las sociedades electrónicas más avanzadas en el mundo, ha significado experimentación continua y aprendizaje de nuestros errores. Estonia ve, como el siguiente paso natural en la evolución de un estado electrónico, el mover sus servicios básicos en un modo totalmente digital. Esto significa que las cosas puedan ser por los ciudadanos de manera automática y en ese sentido, invisible."

Inclusive, como ejemplo al mundo, igual que Singapur, Estonia comparte lo que ha sido su camino hasta este punto.

Otro ejemplo es el de Suiza (particularmente Zug), en donde están dando este paso a implementar partes de sus servicios de gobierno en blockchain, en este caso la identidad digital.

Para que todo esto sea posible, es necesario un gobierno abierto (Open Data), transparente (Blockchain), y eventualmente lo más autónomo tecnológicamente posible (Inteligencia artificial e Internet de las Cosas).

Apoyar el sector económico digital no significa olvidar los tradicionales como la agricultura, significa potenciarlos para que ellos mismos vayan a su versión 2.0, donde se piense más allá de la subsistencia y se pase a ser generadores de innovación. Además, hay que tener en consideración que la era digital nos trae mayores posibilidad para generación de emprendimientos, los cuales a su vez traen generación de empleos y por ende impacto a indicadores críticos del país.

Siendo Costa Rica un hub y exponente de ciudadanos altamente capacitados, está en nuestras manos ayudar a llevar a este país a su mejor estado posible, apoyando la educación que requiere este nuevo mundo y potenciando con soluciones a los grandes retos de nuestro país.