Enviar
Exceso de oferta y escasez de visitantes golpean el negocio
Turismo enfrenta una mala fortuna
Zonas otrora muy visitadas, como La Fortuna de San Carlos y Monteverde, son de las más afectadas
Algunos hoteleros aseguran estar al borde de la quiebra y otros ya están en proceso judicial

El turismo, que por años ha sido la gallina de los huevos de oro en el país, atraviesa una crisis que tiene al borde del abismo a regiones que fueron prósperas hasta hace solo algunos meses.
Algunos hoteleros de La Fortuna de San Carlos y Monteverde aseguran que sus empresas están dejando de ser rentables e incluso hay otros negocios cerca de la ruina.
La situación para algunos ha llegado al límite, pues 11 empresas turísticas de estas zonas se encuentran en intervención judicial, muchas más aseguran estar sobreviviendo con las uñas, mientras el desempleo en el sector asciende a casi el 40%, según empresarios locales.
La difícil situación es producto de la caída en la afluencia de turistas en los últimos meses. Este factor, aparejado a que muchos de los empresarios están endeudados con los bancos debido a créditos que solicitaron para ampliar sus negocios ante el repunte que registró la actividad hasta 2008, es lo que acrecienta la preocupación del sector.
Las proyecciones presentadas por Rodrigo Castro, ministro de Turismo en 2002, en torno a que para 2012 la Zona Norte iba a demandar alrededor de 5 mil habitaciones hoteleras, en comparación con el monto de unas 2.400, que estaban disponibles en ese momento, fue lo que motivó a varios de los empresarios a ampliar sus negocios.
Sin embargo, una vez arribada la crisis, el sueño de la expansión se convirtió en una pesadilla financiera pues las pequeñas firmas registran sobreoferta y muchas de las empresas que en los últimos años se endeudaron para expandirse, ahora enfrentan dificultades para cancelar los compromisos crediticios asumidos.
Las proyecciones estuvieron dirigidas no solo a La Fortuna y a Monteverde, sino a toda la Llanura Norte y lo que pretendían no era hacer una lectura exacta del futuro, lo cual es imposible, sino dar una orientación sobre el crecimiento esperado, comunicó la oficina del prensa del Instituto Costarricense de Turismo cuando se le preguntó sobre la situación.
A dos años de la fecha en que se proyectó se alcanzaría la cúspide en turismo, la zona está a solo 70 habitaciones para alcanzar las 5 mil que se estimó se iban a requerir. Esto demuestra que el desarrollo y construcción de más unidades se realizó de manera acelerada.
Otro factor que colabora con la difícil situación de los hoteleros de La Fortuna y Monteverde, es que a raíz de la crisis económica mundial, los visitantes, sean extranjeros o nacionales, todavía tienen heridos sus bolsillos, lo cual ha provocado que cambien sus hábitos de viaje por algunos más cautelosos en términos financieros. Por ejemplo, actualmente, pernoctan menos días y gastan menos dinero, aseguran los empresarios de ambas zonas.
Ante la cruda realidad, desde principios de 2009, las autoridades de gobierno recomendaron a los hoteleros no bajar las tarifas y dar valores agregados como medida para atraer visitantes. Los empresarios entonces ofrecen desayunos, tratamientos en spa, pequeños tours y hasta noches extras, servicios que lejos de generar ganancias aumentan sus costos operativos.
Ante esta situación, Raúl Blanco, director comercial del Arenal Vista Lodge y un grupo de empresarios de La Fortuna y Monteverde han buscado el apoyo de la Presidencia; no obstante, no han tenido ninguna respuesta hasta la fecha.
Por su parte, el Gobierno también cuenta con menos fondos, a raíz de la misma recesión, mientras otros sectores están clamando por ayuda.
Se intentó conocer la posición del Banco Nacional, entidad que ha financiado varios proyectos de turismo en la zona, sin embargo, al cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.
“Esta difícil situación es en todo el país, no solo en La Fortuna, los hoteles pequeños y nacionales están sufriendo más porque para meter una nueva inyección económica la única forma es que lo bancos los financien, antes hacíamos un ahorro para los meses malos, la realidad ahora es que nos comemos el ahorro antes de que llegue la temporada baja”, comentó Ricardo Araya Cubillo, gerente general del hotel Arenal Kioro.



Vanessa Chaves
[email protected]

Ver comentarios