Trump podría eliminar $420 mil millones de exportaciones chinas
El candidato a la presidencia Donald Trump, en una conferencia. Bloomberg/La República
Enviar

Una victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE.UU. podría cambiar las reglas del juego de la economía china.

La promesa del candidato de aplicar aranceles punitivos a las importaciones chinas sería sumamente contractiva y deflacionaria y eliminaría cientos de miles de millones del valor de la segunda economía del mundo en magnitud, según una nueva investigación de Kevin Lai, economista jefe para Asia (excluido Japón) de Daiwa Capital Markets en Hong Kong.
Lai calcula que la sugerencia de Trump de aplicar un arancel del 45% a los productos chinos para reducir el déficit comercial con EE.UU. provocaría una caída del 87% en las exportaciones chinas a EE.UU., una reducción de $420 mil millones. Con el tiempo y teniendo en cuenta los efectos multiplicadores, esto asestaría un golpe del 4,82%, o aproximadamente medio billón de dólares, al producto interno bruto de China. Este cálculo ni siquiera toma en consideración unos $426 mil millones de repatriación de inversiones extranjeras directas si las compañías comenzaran a retirarse.


“Una pérdida de PIB o una desaceleración del crecimiento del PIB de esta magnitud sería pasmosa", escribió Lai en una nota titulada “Qué significaría la presidencia de Trump para China”. “Posteriormente, Trump y su gobierno podrían hacer concesiones con una versión atenuada de los aranceles”.
Sin embargo, incluso aranceles rebajados al 15% darían como resultado una pérdida de PIB para China de un 1,8%, nuevamente excluyendo el impacto de una retirada de las compañías extranjeras.
Los aranceles probablemente se aplicarían a una amplia variedad de bienes, desde la maquinaria y las herramientas a los juguetes y los electrodomésticos, según Lai.
“Estos aranceles sin duda serían perjudiciales para China, como también para las compañías multinacionales que operan en China. Estas empresas probablemente tendrían que elaborar planes para reubicarse en otros países. China perdería frente a muchas otras economías en desarrollo que no serían blanco de las medidas de Trump”.
También hay otros motivos de preocupación. Lai afirmó que la balanza de pagos de China causa inquietud debido a las salidas de capital en curso y a que el superávit de cuenta corriente parece vulnerable. Los aranceles provocarían más presiones y el riesgo de una repatriación de las inversiones extranjeras directas que elevaría el déficit de cuenta corriente. En conjunto, esta dinámica ejercería una presión descendente en el yuan.
De acuerdo con las declaraciones de su sitio web, Trump ha prometido catalogar a China como manipuladora de la moneda y “recuperar millones de puestos de trabajo estadounidenses y reactivar la manufactura estadounidense poniendo fin a los subsidios ilegales de China a la exportación y a sus poco estrictas normas laborales y ambientales”. El candidato del Partido Republicano ha dicho que el yuan está deliberadamente subvaluado en un 40% para dar ventaja a los exportadores a expensas de los industriales estadounidenses.
Lai señaló que el régimen chino de tipo de cambio casi fijo y la constante intervención del Banco Popular de China contribuyeron a limitar las alzas del yuan en los últimos 20 años. Al mismo tiempo, una política monetaria superflexible en EE.UU. proporcionó a China una cantidad ilimitada de dólares a bajo costo, y China ha reciclado su excedente de ahorro en la financiación del presupuesto estadounidense.
“Por consiguiente, se trata de una cuestión del huevo y la gallina”, dijo Lai. Sumando todo esto, una victoria de Trump podría aumentar gravemente la presión sobre la economía china en un periodo en que ya se está desacelerando. “Obviamente, lo que está en juego es de mucho peso”, añadió Lai.


Ver comentarios