Trump condena a supremacistas blancos por violencia en Virginia
Las declaraciones de Trump se produjeron luego de una reacción política negativa por no haber sido explícito en su condena de los supremacistas blancos. Bloomberg/ La República
Enviar

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó a supremacistas blancos por su papel en la violencia que tuvo lugar durante el fin de semana en Virginia, en un intento por contrarrestar la ola de críticas de que fue blanco por su renuencia a responsabilizar en un principio y directamente a los grupos de odio.

Durante una aparición en la Casa Blanca, Trump declaró el racismo como “malvado” y atacó al Ku Klux Klan, neonazis y otros nacionalistas blancos por promover la intolerancia y la violencia.

“A cualquiera que haya actuado criminalmente en la violencia racista de este fin de semana, se le considerará responsable”, dijo el mandatario después de reunirse con Jeff Sessions, fiscal general, y Chris Wray, director del FBI. Trump exhortó a la nación a unirse tras la tragedia.

“Debemos querernos los unos a los otros y demostrar afecto unos por otros y unirnos juntos en la condena de la intolerancia al odio y la violencia”, afirmó.

Las declaraciones de Trump se produjeron luego de una reacción política negativa por no haber sido explícito en su condena de los supremacistas blancos, después de que el conductor de un Dodge Charger embistiera el sábado a un grupo de contramanifestantes y causara la muerte de una mujer. Alex Fields Jr., de 20 años, quien asistió al mitin en Charlottesville organizado para protestar por la remoción de una estatua del general de guerra confederado Robert E. Lee, fue acusado de asesinato en segundo grado en la muerte de Heather Heyer, de 32 años.

Trump dijo que “muchos lados” eran responsables por la violencia, sin repudiar directamente a los supremacistas raciales. Desde entonces, el Presidente ha enfrentado presiones de todo el espectro político, incluyendo a sus aliados republicanos y de ejecutivos de las principales empresas estadounidenses, para que condene explícitamente al movimiento supremacista blanco, incluyendo a los afiliados al Ku Klux Klan y a las organizaciones nazis.

La Casa Blanca emitió una declaración en la que afirmaba que “por supuesto” el Presidente incluía a los supremacistas blancos, los neonazis y todos los grupos extremistas “en esa declaración.

El presidente ejecutivo de Merck & Co. se retiró del consejo de asesores de Trump en temas manufactureros, diciendo que “los líderes de Estados Unidos deben honrar nuestros valores fundamentales” al rechazar las expresiones de odio, fanatismo y la supremacía de grupo. Trump respondió con enojo menos de una hora más tarde en Twitter, sugiriendo que el ejecutivo, Ken Frazier, debería utilizar el tiempo adicional para centrarse en la reducción de “los estafadores precios de los medicamentos”.

Sessions, en una ronda de entrevistas de televisión, insistió en que Trump se oponía a los valores de la supremacía blanca y haría un pronunciamiento adicional.

Pero muchos republicanos indicaron que Trump ya había dejado pasar un momento crucial. “Perdió una oportunidad de ser muy explícito aquí, estos grupos parecen creer que tienen un amigo en Donald Trump, en la Casa Blanca”, dijo a Fox News el domingo el senador Lindsey Graham, un republicano de Carolina del Sur.

Ver comentarios