Logo La República

Lunes, 19 de agosto de 2019



ÚLTIMA HORA


Tres opciones para navegar de forma anónima en Internet

Jeffry Garza [email protected] | Sábado 27 julio, 2019 12:11 pm

Alguien usa una computadora
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República


A medida que la privacidad va tomando fuerza en Internet, cada vez son más los usuarios que deciden utilizar distintos servicios para evitar dejar rastros en la red.

Cada una de las redes anónimas ha sido desarrollada para diferentes usos y propósitos, por lo que no todas tienen las mismas características.

Tor, I2P y FreeNet, son parte de estas redes anónimas que analizó la compañía especializada en seguridad ESET.

Lea más: “Ticos deben ser más desconfiados en Internet”: Universidad Fidélitas

Tor es la red más conocida y utilizada fuera de la Internet superficial, y está formada por nodos de entrada, tránsito y salida, por las que va pasando la comunicación del usuario hasta llegar a destino.

La multiplicidad de saltos y el cifrado que implementa en cada uno hace que sea casi imposible rastrear o analizar una comunicación.

Cuenta aproximadamente con 200 mil usuarios, lo que la hace la red anónima más grande actualmente.

Es muy sencillo de usar y rápido, y además cuenta con soporte en varios idiomas y para diferentes plataformas, como Linux, Windows e incluso Android.

I2P, o el Proyecto de Internet Invisible, es una red anónima y descentralizada que también permite a sus usuarios y aplicaciones navegar de manera anónima.

A diferencia del enrutamiento que utiliza Tor, en I2P se envían varios paquetes (o mensajes) en vez de uno, que van pasando por diferentes nodos.

Además, se utilizan túneles unidireccionales de entrada y salida, por lo que la petición y la respuesta harán caminos diferentes.

En resumen, en I2P es mucho más complejo realizar un análisis del tráfico que en Tor o que una VPN tradicional, ya que no solo usa varios nodos y túneles, sino que además envía varios paquetes, no solo uno.

Su desventaja es que la navegación es más lenta.

Por último, está FreeNet, la red más antigua de todas y diseñada como una red peer-to-peer no estructurada de nodos no jerárquicos, entre los cuales comparten información.

Al igual que Tor o I2P la comunicación viaja entre diferentes nodos de entrada, intermedios y de salida.

El objetivo es almacenar documentos cifrados, los cuales pueden ser accedidos únicamente conociendo la llave asociada, impidiendo que los mismos sean encontrados y censurados.

Lea más: ¿Qué es el efecto Streisand y su relación con el anonimato en Internet?

A su vez, ofrece anonimato tanto a quienes publican como a quienes descargan información.

De las tres, es la mejor opción para publicar y compartir contenido anónimo, sin embargo, esta misma funcionalidad tiene la contra de que cada usuario debe alojar el material en su equipo para compartirlo, por lo que requiere de una gran cantidad de espacio en disco y recursos.


NOTAS RELACIONADAS