Trate el alzhéimer y demencias con ayuda de un perro
La caninoterapia ayuda al mantenimiento físico de los adultos mayores. En la imagen María Elena Dobles, los terapistas Adriana Brenes y Rolando Arburola y los perros Kaiser y Francesca. Esteban Monge/La República
Enviar

El alzhéimer y la demencia senil son enfermedades neurodegenerativas y crónicas; sin embargo, con la ayuda de un perro, la calidad de vida de quienes las padecen suele mejorar.

Se trata de la caninoterapia, una técnica complementaria de rehabilitación en la que se realizan juegos y ejercicios utilizando un can entrenado como facilitador.

Incorporar perros en la terapia contra al alzhéimer impulsa a los adultos mayores a realizar ejercicio físico y movimientos que usualmente no hacen si el facilitador es una persona.

“El paciente presenta poca o ninguna resistencia para realizar las dinámicas, disminuye la agresividad y estados depresivos, desaparece la somnolencia y se logra mantenerlo despierto y atento durante toda la sesión”, detalló Rolando Arburola, terapeuta del Centro de Desarrollo Infantil, Adolescente y Adulto Mayor.

Esta técnica ayuda al mantenimiento del equilibrio, el tono muscular, la coordinación gruesa y fina, incrementa la agilidad y estimula los sistemas nervioso, respiratorio, circulatorio y digestivo.

Por esto, la caninoterapia también funciona como complemento para tratar lesión medular, accidentes vasculares, alteraciones físicas y sensoriales, depresión; o simplemente para el mantenimiento físico y cognitivo de la tercera edad.

“En el tema psicológico se incrementa la autoconfianza, autoestima y la paciencia. Mientras que en el plano social, fomenta la amistad, el respeto y la sana competencia”, añadió Arburola.

La cantidad de sesiones que requerirá un paciente dependerá de la patología o de los objetivos fijados por los especialistas y del plazo en que se deseen alcanzar.

Cada sesión puede durar entre 30 minutos y una hora; el tiempo varía dependiendo del diagnóstico del paciente, también si se trata de una terapia grupal o individual.

Este tratamiento no solo beneficia a los adultos mayores, sino que se recomienda para quienes tienen dificultades de déficit atencional o de aprendizaje, problemas de lenguaje, síndrome de Down, autismo, síndrome de Asperger, parálisis cerebral, entre otros.

También colabora en procesos de rehabilitación por abusos de sustancias psicoactivas.

Casos en ascenso

En Costa Rica más de 30 mil personas tienen demencia, se estima que esa cifra incrementará en 2050, cuando unas 145 mil personas la padezcan. En cuanto a decesos, en los últimos 25 años aumentaron hasta seis veces.

En el mundo:
-Cada tres segundos una persona desarrolla demencia

-La enfermedad de alzhéimer y la demencia vascular son el tipo más común de demencias, responsables de hasta el 90% de estos trastornos

-Síntomas: pérdida de memoria, dificultad para realizar tareas rutinarias previamente y cambios de personalidad y estado de ánimo

Fuente: Asociación de Alzhéimer y Otras Demencias Asociadas


Ver comentarios