Trámites frenan desarrollo de viviendas y generación de empleos
Enviar

La alta cantidad de trámites necesarios para construir afecta negativamente el desarrollo de vivienda y la creación de empleos, pues este es el cuarto sector económico que más los genera.

Esa excesiva cantidad de trámites cuesta lo mismo que unas 5.300 viviendas nuevas de bien social cada año y significa dejar de emplear a más de 4 mil personas para esas tareas, de acuerdo con un estudio de la Cámara de la Construcción.

De hecho, los atrasos superan los 13,5 meses, siendo las municipalidades los principales obstáculos, pues solo estas piden un 35% de los permisos, seguidas de los requisitos ambientales.

Los trámites están agrupados en tres grandes sectores: nuevos proyectos, ampliación y reparación/remodelación.

Tradicionalmente los primeros son los más solicitados; sin embargo, debido a la demora, los del segundo grupo empiezan a tomar mayor protagonismo.

La situación alarma a los empresarios del sector, que llaman a apurar la digitalización de procesos o bien utilizar una ventanilla única, pues el sector construcción ha sido uno de los más afectados en las últimas mediciones del IMAE.

“Es el camino más eficiente para dinamizar la construcción, no solo de viviendas sino de todas las obras en general, hay un retraso preocupante y ya estamos buscando soluciones prontas con otros involucrados”, dijo Jorge Arturo González, presidente de la Cámara.

De hecho, esta situación también provocó que la cantidad de metros cuadrados dedicados a construcción de vivienda cayera casi un 15% el año pasado en comparación con la de 2016.

Al mismo tiempo, los permisos para arrancar proyectos cayeron un 16% en ese mismo periodo, de acuerdo con el Instituto de Estadística y Censos.

“Hemos trabajado en desarrollar procesos de tramitación 100% digitales; sin embargo, esto es apenas un comienzo sobre el avance en el tema de mejora de requisitos, deben generarse cambios urgentes para que nuestros profesionales de ingeniería y de arquitectura desarrollen sus proyectos de manera más eficiente y permitan el desarrollo sostenible del país", comentó Steven Oreamuno, presidente del Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos.

Toda esta coyuntura ha influido en que los consumidores sientan menos confianza para adquirir vivienda: un 55% de la población considera que no es un buen momento para adquirir un bien como este, según un estudio de la UCR.

Esto se traduce en un menor consumo de créditos para este fin, que actualmente representan el 30% de la cartera bancaria.

Con este panorama sería complicado mejorar los indicadores de la actividad constructiva dentro del IMAE.

“Se requieren cambios en el modelo constructivo actual, hay permisos obsoletos, inútiles y hasta ridículos que aún son indispensables. Hay que trabajar de la mano con el sector privado y sin duda actualizar los parámetros para arrancar un proyecto”, aportó Juan José Umaña, gerente general de la Fundación Costa Rica - Canadá, ente que está incursionando con fuerza en el negocio de vivienda.

El sector construcción siente confianza en que durante la gestión de Carlos Alvarado, se avance en aspectos prioritarios hacia la simplificación de permisos. 


Ver comentarios