Tres mil familias tendrán nuevas opciones de vivienda
“Brindamos un acompañamiento completo a las familias desde que solicitan el bono hasta que se asientan en su nuevo hogar”, dijo Juan José Umaña, gerente general de la fundación Costa Rica-Canadá. Gerson Vargas/La República
Enviar

Unas 3 mil familias de clase media se verán beneficiadas este año con nuevas opciones para acceder a casa propia, mediante la creación de distintos proyectos urbanísticos y condiciones de bonos más favorables.

Condominios verticales y urbanizaciones son parte de las opciones que se brindan para este grupo social, tanto dentro como fuera de la GAM; las cuales tienen dimensiones de entre 43 y 55 metros cuadrados (apartamentos) y al menos 80 metros cuadrados en proyectos urbanísticos.
Para brindar estas opciones fue necesario hacer más accesibles las condiciones de bonos de vivienda y diferidos para las familias de clase media, ya que el objetivo es que quien solicite el subsidio pueda comprar vivienda, adquirir lote y construir o bien realizar remodelaciones.
Los ingresos familiares requeridos para optar por el financiamiento de estas soluciones habitacionales son entre ¢767 mil y hasta ¢1,5 millones.


La Fundación Costa Rica-Canadá se encuentra replanteando su oferta para este público y desde finales de 2016 realiza proyectos habitacionales dirigidos a comunidades de distintas zonas del país, pero permitiendo que los beneficiarios tomen decisiones sobre el desarrollo de las soluciones.
“La idea es realizar proyectos para la gente, próximamente celebramos 30 años en el mercado costarricense, en este tiempo hemos beneficiado a más de 50 mil familias con vivienda digna, ahora buscamos escuchar los requerimientos de estas familias”, dijo Juan José Umaña, gerente general de la Fundación.
La iniciativa fomenta la participación ciudadana en el diseño de los proyectos, a través de reuniones con líderes comunales, pues se busca empoderarlos para que se sientan en un ambiente de pertenencia y no experimenten un proceso de desarraigo.
Dichos proyectos tienen la particularidad de ser amigables con el ambiente, es decir, además de los estándares de calidad y seguridad para sus habitantes, son construcciones con sellos de sostenibilidad; esta tendencia se mantendrá por el resto del año y en el futuro.
“Es importante reforzar la idea de que la clase media merece también una oportunidad para adquirir su casa propia y poder dar a sus familias la tranquilidad y seguridad que necesitan”, expresó Marco Ulate, ejecutivo de Crédito de Grupo Mutual.
Un dato importante es que las soluciones se están construyendo bajo demanda, pues se busca minimizar el riesgo de no ocupación, o bien que se edifiquen en una zona específica y los grupos familiares deban traerse de otras comunidades.
Para continuar con estas iniciativas es necesario el apoyo de gobiernos locales, especialmente de zonas en riesgo social y las más alejadas de la GAM, para agilizar trámites y permisos de construcción.
Por otro lado, el aporte de la empresa privada como auspiciadora de los proyectos habitacionales podría mejorar aún más las condiciones para los bonos.

¿Qué es el bono diferido?

Algunos cantones de Cartago y Alajuela, el este de San José, Limón y Puntarenas son las zonas donde se desarrollarán más proyectos de vivienda durante 2017, los usuarios pueden recurrir acudir al Banhvi u otro ente que reciba solicitudes de bono.
¿Qué es?
Recurso para el pago parcial de la cuota mensual del crédito.
Beneficios
Permite hasta cinco años de pagos parciales, en caso de que el cliente no tenga la totalidad del monto, así como un financiamiento mayor.

Fuente: Grupo Mutual

Ver comentarios