Toyota invierte en un centro para desarrollar autos que no chocan
Toyota está gastando $1.000 millones para crear un instituto de investigación para crear carros que no choquen. Bloomberg/La República
Enviar

Toyota Motor Corp. está gastando $1.000 millones para crear un instituto de investigación dedicado a la inteligencia artificial y la tecnología robótica que necesita para fabricar autos capaces de superar los errores de los conductores y reducir las víctimas en el tránsito.

Toyota ResearchInstitute Inc. se concentrará en los sistemas de seguridad que el fabricante de autos está desarrollando para reducir los accidentes de auto que matan a 1,25 millones de personas por año en el mundo entero.
La compañía también trabajará para que a los conductores de más edad les resulte más fácil aferrarse a sus llaves en países con un envejecimiento de la población como Japón y Estados Unidos, los mercados más grandes de Toyota.


Lograr una ventaja en esta investigación alejará a Toyota de sus pares japoneses, que vienen desarrollando autos totalmente autónomos dentro de plazos más conservadores que Google Inc. o Tesla Motors Inc.
Con AkioToyoda, presidente y entusiasta de las carreras, de su lado, el máximo responsable ejecutivo de la unidad de investigación y desarrollo recientemente formada dijo que competir para poner autos autónomos en las rutas será una prueba de resistencia, más que una carrera.
“Al inicio de una carrera se puede no estar en la mejor posición”, dijo Gill Pratt, máximo responsable ejecutivo del instituto y asesor técnico ejecutivo de Toyota.
“Es posible que otros conductores hablen mucho más de su posición y quizá todos esperen que ese auto en particular gane. Pero, naturalmente, si la carrera es muy larga, ¿quién sabe quién ganará? Nos esforzaremos enormemente”.
El Toyota ResearchInstitute comenzará a funcionar en enero, y la inversión inicial a cinco años del fabricante de autos japonés apuntará a crear instalaciones cerca de la Universidad de Stanford y el Massachusetts Institute of Technology. Pratt, de 54 años, tendrá 200 empleados a su cargo.
Hijo de un operario de montaje que instalaba los neumáticos en los modelos Ford en Edison, Nueva Jersey, Pratt ingresó en Toyota después de haber trabajado como máximo ingeniero de robótica de las fuerzas armadas estadounidenses.
Este ex gerente de programa para las iniciativas en el área de robótica de la Defense Advanced Research Projects Agency ingresó en Toyota en septiembre.
El mes pasado, la empresa ofreció a los periodistas recorridos de prueba en un auto de concepto “compañero de ruta”, un sedán Lexus GS modificado que puede entrar en autopistas públicas, cambiar de carriles y girar hacia la vía de salida, escogiendo al mismo tiempo lugares para acelerar o frenar en base al tránsito alrededor.
 


 

 


Ver comentarios