Enviar
Diez cantones urbanos siguen resistiendo la competencia
Todavía: No a la apertura celular
Clientes reclaman más opciones en sus poblados

(Editorial especial…Sí al ICE, sí a la competencia)
A casi un año de la apertura de telefonía celular, hay todavía cantones en los cuales las autoridades resisten la entrada de las nuevas empresas, a pesar de que la mayoría de los habitantes esté a favor de la competencia.
Se trata sobre todo de importantes municipalidades del Valle Central, que utilizan varios mecanismos para detener la apertura, entre ellos cambios en los reglamentos o atrasos en la entrega de permisos.
Para las nuevas empresas, la cobertura en esas zonas es importante, dado que se trata de una población total de no menos de 250 mil personas.
Ante ello, las empresas privadas han desarrollado varias estrategias para lograr llevar la señal a esas comunidades, incluida la colocación de antenas en poblados vecinos.
Además, ponen antenas en las vallas publicitarias, y llevan radiobases portátiles, que se transportan en unidades móviles, que no requieren permisos de construcción.
Sin embargo, ninguna de esas opciones es ideal.
Mientras tanto, los pobladores de esas zonas desean contar con más opciones en el servicio, según un sondeo realizado la semana pasada por LA REPUBLICA.
En el área metropolitana, hay resistencia significativa a la apertura en al menos diez municipalidades, en las cuales la oposición tiende a obedecer a razones ideológicas, al estar controladas varias de ellas por partidos opositores al gobierno.
La peor oposición a los nuevos servicios celulares se encuentra en Curridabat y Tibás, en cada uno de estos casos, la municipalidad ha otorgado apenas la décima parte de los permisos necesarios para la competencia privada, según el último reporte del Ministerio de Ambiente.
Otros tienen que ver con Santo Domingo, San Isidro, San Pablo, así como seis más.
En lo que se refiere a las formas como se da la resistencia, en algunos casos se trata de requisitos adicionales para la instalación de torres, distintos a las reglas aplicadas en otros pueblos.
También está el caso de Montes de Oca, que impulsó un reglamento diferente al utilizado por la mayoría de municipios, y que fue aprobado apenas en marzo.
Como las nuevas reglas implicaban cambiar de lugar algunas torres ya instaladas, para ajustarlas al Plan Regulador, dos firmas constructoras interpusieron una demanda contra el municipio, deteniendo el proceso.
“En todo el año y medio que el Concejo duró en tener un reglamento se instalaron 15 torres… Ahora se suspendió la aplicación y Montes de Oca vuelve a quedar sin reglamento”, dijo Fernando Trejos, alcalde de la localidad.
Mientras tanto, la mayoría de los habitantes de esos cantones está a favor de colocar antenas que les permitan tener mejor cobertura, independientemente de la empresa que sea.
Así lo demostró una encuesta elaborada por LA REPUBLICA entre habitantes de cada uno de los pueblos donde más problemas de permisos hay.

Luis Valverde
[email protected]

Colaboraron con esta información las periodistas María Fernanda Cisneros y Giuliana Llanes


Ver comentarios