Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 1 Junio, 2015

Tiempos de Pilato…

Los militares dijeron no ser ellos, ni fue ARENA, tampoco la prensa conservadora… No fueron, no, sino algún “ loco” al que no le gustaban sus homilías, ni que dedicara su pastoreo a los más pobres.
Tampoco le gustó a Roma, no le creyeron en la Santa Sede, era un Obispo “demasiado político”… aún se escucha su fuerte voz: “…paren la represión. En el nombre de Dios les exijo, detengan la represión”…
…En las montañas de Italia, el “peón” se convierte en “capo”, en el jefe de su equipo, ahora trabajan para él. Es una hazaña, de esas que suelen construir los que, como Benedetti “crecen en la Osadía”.


Al lado los mejores “ranqueados” los más conocidos, los mejor patrocinados; a segundos unos de otros. El muchacho venido de un país, que jugó buen fútbol el último Mundial, que tiene dos medallas olímpicas en natación, un campeón mundial en atletismo, un país donde no se invierte en deportistas…, ¡es que no hay plata ¡…pero hay incentivos fiscales para empresas extranjeras, que no encadenan su actividad con el productor nacional.
…La noticia ocurre empezando el día. Detienen a altos jerarcas del futbol mundial. La orden es del Gendarme del Mundo. Sacude las rotativas (las bien habidas y las no tanto) del planeta, a las salas de redacción, no es materia exclusiva de los chicos de deportes. Expectación, estupor, aunque ahora todos aseguran, que había “sospechas” desde años atrás, que algunas figuras andaban metiendo las manos, ¡y los pies por lo que vemos! En asuntos no muy transparentes.
Inicia el drama: “vergüenza” gritan los moralistas de ocasión, “la imagen del país”, agregan los mercadólogos, y, por supuesto aparecemos los “expertos en derecho penal”, los que sacamos del ropero nuestro traje de fiscales y jueces, convertidos en tribunal dictamos sentencia: ¡culpables!
…Andrey indomable continúa pedaleando acompañado de su familia, de sus amigos, de los más cercanos a su corazón. Aquí, los “amigos”, “compañeros” de nuestro federativo detenido, citan a una conferencia de prensa (¿?).
Se desmarcan. Garantizan que la bola sigue rodando, los fogueos continúan, la Copa Oro igual, el Mundial Femenino también, que ni ellos, ni el detenido juegan bola, que el cuestionado es él, no la Federación…, así que sigamos pateándola; es una invitación a no ocuparnos de las secuelas de las detenciones en Zúrich, (¡júrenlo que le harán caso!, ¡demasiados intereses de por medio!).
Solo faltó que pidieran la palangana con agua, para lavarse, frente a cámaras, micrófonos, con igual tono de arrogancia que antes de este escándalo… con igual actitud de postración de los que preguntan…¡Es el Planeta FIFA, una nación independiente!
…Juan Pablo II esperó diez minutos para que abrieran la iglesia, llegó hasta su tumba, oro por él, aunque no le escuchó en vida. Benedicto XVI se atrevió a “des entrabar” el expediente de su canonización; Francisco le declaró beato; haciendo justicia a un mártir de la fe. En el cielo, Monseñor debe estar recordando el Eclesiastés, “Vanidad de vanidades, todo es vanidad”.

Iris Zamora