Enviar
Estrategias de mercadeo y publicidad, entre ellas ExpoVino, incentivan las ventas
Ticos consumen más vino
Chilenos acaparan casi la mitad del mercado
Potencial de crecimiento sigue siendo alto

Una copa de vino va ligada a muchas cosas: una charla agradable, la mejor compañía, una buena comida… También es un signo de estatus, y parece que los costarricenses, cada vez más, lo van incorporando a su vida.
Lo vemos porque en cuatro años a partir de 2005 la cantidad de vino importada aumentó un 44%.
El vino chileno, que ocupa el primer lugar en el gusto de los costarricenses, aumentó sus ventas en cerca de un 50%.
Sin embargo los argentinos muestran gran pujanza pues del quinto lugar pasaron al segundo, superando a los españoles, franceses e italianos.
El crecimiento generalizado en las ventas no es una casualidad. Desde finales de la década de los ochenta, la clientela ha ido “in crescendo”, asociado al auge del turismo, aseveró Randall Calderón, sumiller —experto en vinos— de Alpiste, empresa importadora de productos alimenticios y bebidas, ya que el consumidor nacional se ha interesado en las costumbres llegadas desde el extranjero.
Ese crecimiento también lo demuestra el hecho de que hace 20 años apenas había cuatro importadores, hoy, esa cifra ronda la veintena.
Iniciativas como ExpoVino tienen su peso para abrir este mercado a los costarricenses, expresó Edgar Marín, presidente de la Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines.
La entrada de la gastronomía gourmet también tiene mucho que ver, pues el cliente siente curiosidad y quiere probar cosas nuevas, señaló Marín, y ha desplazado en parte a las cervezas y los licores destilados.
Dos décadas atrás, menos del 1% de los restaurantes ofrecían vinos en sus cartas, frente al aproximadamente 8% que lo hace en la actualidad.
Además, el incremento de la publicidad en televisión por cable, vallas, periódicos y revistas, ha servido para dar a conocer más este tipo de bebida, confirmó Ignacio Soto, gerente de mercadeo de Ha&Com, importadora y distribuidora de vinos y licores.
El consumo de vino per cápita se ha doblado en la última década (pasó de media a una copa por año) y su potencial de crecimiento sigue siendo alto.
El consumidor habitual, de clase media en adelante, toma un litro de vino por año. En países con tradición vinícola como Argentina, esta cifra puede ascender hasta los 35 litros anuales.
Sin ser tan ambiciosos, en Costa Rica se podría alcanzar la cifra de tres a cinco litros por año entre quienes lo compran habitualmente, dijo Gabriel Carnevale, vicepresidente comercial de Grupo Pampa, importadora y distribuidora de licores. “Estamos muy lejos del techo”, aseveró.
Costa Rica, en la actualidad, está “bien surtida” de vinos, afirmó Max Soto, gerente general de wineandspirits.co.cr, empresa que se dedica a la venta vía web de los vinos que hay en el país, y de Grand Cru, centrada en la importación y venta a grandes distribuidores.
El cambio en la cultura da actualmente para que incluso algunos catálogos ofrezcan botellas por un precio de casi $3 mil, un Château Petrus (Francia), como lo destaca Soto. Agregando que “Algunos vinos son trofeos”, debido a la alta demanda que tienen a nivel mundial y a su calidad “suprema”.
El perfil del consumidor está, según Calderón, en personas de clase media en adelante, entre 28 y 50 años, y extranjeros en más de un 50%, ya sean estos turistas o residentes en el país.

Randall Calderón (Alpiste)
VINO Monte Alpha
UVA Carmenere
PAIS Chile
PRECIO 13
Es una bodega que constantemente gana premios de crítica, con la uva emblemática de Chile. Además, esta cosecha (2007), fue una gran añada en Chile.












Max Soto (wineandspirits.co.cr)

VINO Emilio Moro
UVAS Tinta fina
PAIS España
PRECIO 18
Emilio Moro 2006 es un vino de la Ribera del Duero elaborado por una bodega que es responsable de grandes cambios ya que ha marcado una nueva tendencia en los vinos de la región.










Ignacio Soto (Ha&Com)

VINO Terruño
UVAS Carmenere 
PAIS Chile 
PRECIO 27
La cepa Carmenere es muy especial, da vinos elegantes, concentrados y expresivos. Bien hechos son deliciosos, y este es el caso del Terruño de Concha y Toro.











Daniel Zueras
[email protected]
Ver comentarios