Ticas en sector científico duplican esfuerzos para llevar mujeres a tecnología
Enviar

Convencidas de que entre la población femenina en el país existe una cantidad importante de talento para las áreas técnicas, Sandra Cauffman y Alicia Chong duplican sus esfuerzos para llevar más mujeres a la tecnología.

Si bien estas ingenieras no se dedican únicamente a proyectos que buscan hacer este bien a la fuerza femenina, ambas profesionales procuran mezclar sus obligaciones como profesionales dentro de la NASA y su empresa privada específicamente, con el trabajo de llevar las oportunidades hacia las mujeres.

“Quiero darle al país un poco de lo que he aprendido a través de la motivación, porque es importante que pongamos más gente en carreras técnicas: es el futuro del mundo que personas capaces se desarrollen en estas áreas”, dijo Cauffman.

Esta ingeniera de profesión se desempeña como subdirectora de la División de Ciencias Terrestres de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), y destaca por ser la quinta mujer hispana en ocupar un alto puesto en la NASA.

Aunque aún se mantiene trabajando para el Gobierno de Estados Unidos, el objetivo de la costarricense es crear una fundación que permita a los jóvenes conocer becas y oportunidades de estudio que están disponibles de forma local e internacional, para que inscriban y sean parte de los beneficiados.

Esto porque de acuerdo con sus experiencias de visitas a diferentes países y por vivencias propias, reconoce que existen muchas oportunidades pero que no todos los estudiantes logran llegar a ellas al no enterarse y por su desconocimiento sobre el proceso.

Por su parte, la costarricense Alicia Chong, quien se encuentra cursando una maestría en Estados Unidos, también dedica parte de su tiempo a compartir con mujeres oportunidades para crecer en el ámbito STEM (ciencia, tecnología, ingeniería, matemática, por sus siglas en inglés).

El hecho de haber tenido una mala experiencia con la computación en su época de colegio la desmotivó por un momento, sin embargo estudió ingeniería electrónica, carrera que la llevó a tener su empresa que crea mecanismos en prendas de vestir para contribuir a estudios científicos de la anatomía femenina.

La ingeniera acepta que por sus proyectos educativos se le complica trabajar de lleno con el programa Mentes en Acción, pero se esfuerza para dedicar tiempo a encontrar y compartir oportunidades para mujeres que quieren destacar en el área.

“Me gusta la idea de hacer una tripulación de mujeres que entren en el área, que contribuyan con su conocimiento, somos bastantes mujeres las que estamos en ingenierías y ciencia, pero comparado con los hombres el número sí tiene una diferencia grande, y en este ámbito es necesario tener criterios diferentes como las ideas que tenemos las mujeres para contribuir en la solución de problemas”, comentó Chong.



Ver comentarios