Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Theresa May cede sobre papel de Tribunal de Justicia Europeo

Bloomberg | Jueves 24 agosto, 2017

Siete meses después de que May declarase que el Reino Unido retomaría el control de sus leyes en un documento de posicionamiento, dijo que ahora trata de evitar la “jurisdicción directa” del organismo. Bloomberg/La República


Theresa May, primera ministra británica, reconoció que la legislación de la Unión Europea tendrá influencia en el Reino Unido mucho después del Brexit, una concesión con el objeto de acelerar las negociaciones de divorcio, pero que la expone a ataques de los euroescépticos.

Siete meses después de que May declarase que el Reino Unido retomaría el control de sus leyes y pondría fin a la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo, su Gobierno dijo en un documento de posicionamiento que ahora trata de evitar la “jurisdicción directa” del organismo.

La dilución de la que fue una “línea roja” en el pasado abre el camino para que los jueces de la UE puedan tener cierta influencia en el Reino Unido después del Brexit, aunque tal vez no de una manera vinculante. La prueba será si los responsables de la UE opinan que el cambio es suficiente para acelerar las lentas negociaciones, que se reanudarán próximamente.

Lea más: Theresa May sufre su primera derrota parlamentaria sobre el Brexit

“Decir que el Tribunal de Justicia Europeo no tiene jurisdicción directa sugiere que el Gobierno reconoce que, si vamos a tener una estrecha relación de trabajo con la UE inmediatamente después del Brexit y en el futuro, entonces los jueces europeos seguirán teniendo un papel importante en la determinación de las leyes que podrían afectarnos”, explicó Andrew Hood, abogado comercial de Dechert LLP y exmiembro del Gobierno del Reino Unido.

En el más esperado de una serie de documentos, el Reino Unido argumentará que la jurisdicción directa del tribunal de Luxemburgo sobre un Estado no miembro carece de precedentes, según un comunicado difundido antes de la publicación del documento.

En su lugar, enumerará formas alternativas de hacer cumplir los derechos y obligaciones cuando el Reino Unido se retire del bloque en marzo de 2019.

El nuevo enfoque sugiere que May se da cuenta de que la UE no está dispuesta a firmar un acuerdo que deje a los jueces del bloque sin influencia a largo plazo en el Reino Unido.

La UE ya dijo que el tribunal debería tener “jurisdicción plena” sobre los derechos de los ciudadanos que viven en el Reino Unido. También querrá una manera de supervisar un futuro acuerdo comercial.

Lea más: May promete impulsar el gasto en defensa del Reino Unido

De no llegarse a un acuerdo se erosionaría el tiempo disponible para que el Reino Unido y la UE logren un pacto comercial a largo plazo, y ahí es donde el bloque tiene ventaja.

Un enfrentamiento prolongado por la justicia también complicaría la capacidad de Gran Bretaña de lograr la transición post-Brexit que ahora admite que quiere y necesita.