Tesla pide a sus empleados que produzcan más y gasten menos
Tesla fabrica actualmente el sedán Model S totalmente eléctrico y el vehículo deportivo utilitario Model X en una línea de montaje conjunta en su fábrica de Fremont, California. Bloomberg/La República
Enviar

La advertencia más reciente de Elon Musk a los empleados de Tesla –produzcan más, gasten menos- no es un simple ajuste antes de pedir más efectivo a los inversores. También refleja el cisma existente en Wall Street con respecto a la salud del fabricante de autos eléctricos.

En un correo electrónico con fecha 29 de agosto que fue obtenido por Bloomberg News el viernes, Musk instó a los trabajadores a reducir los costos y producir “todos los autos que podamos”. Mostrar un flujo de caja positivo este trimestre facilitará a Tesla Motors recaudar fondos en los últimos tres meses de este año para poder concluir el nuevo vehículo Model 3 y la denominada “gigafábrica” que produce las baterías.

“Estaremos en una posición mucho mejor para convencer a los posibles inversores de que apuesten por nosotros si el título no es nuevamente ‘Tesla Vuelve a Perder Dinero’, sino ‘Tesla Desafía todas las Expectativas y Logra Rentabilidad’”, escribió Musk.

El mensaje del máximo responsable pone en evidencia la necesidad urgente de causar una buena impresión en Wall Street, donde los analistas están divididos en cuanto a las perspectivas de Tesla. Sobre 19 analistas consultados por Bloomberg hasta el viernes, siete tenían una calificación comprar, siete mantener y cinco recomendaron vender las acciones. Colin Langan de UBS Securities tiene la meta de precio en 12 meses más baja, a $160 la acción, mientras que Charlie Anderson de Dougherty & Co. tiene la más alta, a $500. La acción, que este año bajó un 18%, cerró a $197,78 al término de la semana pasada.

La brecha entre las estimaciones de los analistas no constituye una típica división alcistas contra bajistas. Es una división más profunda: digamos, los Fundamentalistas contra los Creyentes Auténticos.

Cisma

Los Fundamentalistas se acobardan ante la demanda de efectivo de la empresa, además de la cantidad de proyectos que Musk incorporó a la compañía de autos eléctricos. Los analistas más alcistas tienden a creer en la visión a largo plazo del multimillonario de un futuro más verde, con la formidable marca Tesla a la cabeza.

“Nuestra meta de precio en $160 se basa en nuestro análisis de flujo de caja descontado, que es una valuación fundamental”, dijo Langan en un correo electrónico. “En líneas generales, hay mucha incertidumbre respecto de TSLA considerando visiones que abarcan la producción, la rentabilidad y las necesidades de efectivo. Yo soy cauto con respecto a que se alcancen los objetivos de producción en 2018 y 2020”.

Langan también dijo que tiene sus reservas respecto del Model 3, el sedán de Tesla de precio más bajo, que saldrá a la venta a $35 mil antes de incentivos.

“Me preocupa la rentabilidad del Model 3 teniendo en cuenta los aspectos económicos difíciles que implica producir un vehículo a ese precio si pensamos en los costos todavía altos de las baterías”, dijo.

Tesla fabrica actualmente el sedán Model S totalmente eléctrico y el vehículo deportivo utilitario Model X en una línea de montaje conjunta en su fábrica de Fremont, California. La compañía entregó sólo 50.658 vehículos el año pasado pero se propone fabricar 500 mil autos en 2018.


Ver comentarios