Terremoto estremeció al país
Enviar
Al menos tres niñas murieron atrapadas por deslizamientos, mientras que una mujer falleció de un infarto
Terremoto estremeció al país

· Varias comunidades quedaron incomunicadas debido a los derrumbes en carreteras

· Después del sismo principal, se reportaron 800 réplicas con sismos de magnitudes moderadas entre los 3 y los 4.5 grados

Yessenia Garita
[email protected]

A la 1.21 p.m. un terremoto de 6,2 en la escala de Ritcher sacudió el territorio nacional. Personas asustadas, nerviosas, en estado de shock y atemorizadas salieron de sus casas o lugares de trabajo.
Al menos tres niñas y una mujer murieron, otras dos personas están desaparecidas, decenas resultaron heridas y kilómetros de carreteras desaparecieron como consecuencia del fuerte sismo acaecido ayer y sentido en todo Costa Rica e incluso en la parte sur de Nicaragua.

Este sismo declarado como terremoto por el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (OVSICORI), causó el corte del servicio eléctrico y un colapso en las líneas de telefonía celular en San José. El origen del terremoto es por fallamiento local y su epicentro se ubicó 10 km al este del volcán Poás en la provincia de Alajuela. El fenómeno fue asociado a una falla de corrimiento lateral.
Las niñas que perdieron la vida fueron identificadas como Marisela y Tatiana Argüello, de 11 y siete años, en Dulce Nombre de Alajuela, luego de que ambas quedaran sepultadas bajo un terraplén.
Otra niña, identificada como Ana María Rodríguez, de 12 años, fue hallada entre los escombros de su vivienda en el precario La Esperanza, en la Laguna de Fraijanes, mientras que una mujer adulta murió por un infarto en Moravia.
La Cruz Roja costarricense reportó que hay al menos diez personas sepultadas en San Miguel de Sarapiquí y en la ruta a Vara Blanca la desaparición de un autobús.
Un sobrevuelo en la zona de Cinchona permitió detectar algunos vehículos en el fondo de los precipicios, así como una serie de estructuras dañadas en ese pueblo, entre ellas dos hoteles.
“El acceso por vehículo a la zona es totalmente imposible y la posibilidad de ingresar por helicóptero se complicó ante la cantidad de neblina”, dijo Luis Huertas, de la Cruz Roja.
A pesar de que el pánico se dejó ver incluso en el centro de la capital, fue en Alajuela, y Heredia, las dos provincias más cercanas al epicentro de la actividad sísmica, donde se reportaron la mayor cantidad de daños, tales como casas totalmente destrozadas.
En Vara Blanca, Cinchona y Fraijanes hay varias carreteras con grandes daños, derrumbes de casas y pequeños barrios incomunicados, donde las autoridades podrían llegar poco a poco con ayuda para la población. Los trabajos de rescate se extenderían durante toda la noche y la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) habilitó al menos cuatro albergues para los vecinos de esas comunidades.
Se reportan al menos ocho derrumbes en las carreteras de acceso a esos poblados así como deslizamientos y cabezas de agua. Entre Vara Blanca y San Miguel la carretera quedó completamente obstruida.
“Se presentaron problemas de tendido eléctrico lo que ha provocado fallas en la comunicación, sin embargo no hay daños de infraestructura mayores. El deslizamiento del Cañón de Sarapiquí provocó una cabeza de agua, pero no afectó a los turistas”, dijo Carlos Chavarría, de la Cámara de Turismo de Sarapiquí-Tirimbina.
También en Vara Blanca, específicamente en los alrededores de la Catarata de la Paz, varios kilómetros de carretera fueron a dar al fondo de los precipicios y en un hotel de montaña de la zona quedaron cerca de 350 personas totalmente incomunicadas y sin posibilidad de salir del sitio.
Igual se estima que hay cerca de 200 turistas más que quedaron atrapados mientras realizaban una caminata en ese paraje.
En el volcán Poás, estudiantes de Inglaterra junto a personeros del OVSICORI quedaron encerrados mientras realizaban investigaciones científicas en el coloso aunque por la tarde se informó que todos estaban bien.
La Comisión Nacional de Emergencia (CNE) declaró estado de alerta roja en Alajuela, Cartago, Heredia y San José, medida con la que se busca activar comités de emergencia de todo el país así como buscar la coordinación necesaria entre todas las instituciones gubernamentales que puedan colaborar en la situación.
La Red Sismológica Nacional confirmó que la ubicación del temblor de ayer fue la misma del sentido el miércoles por la mañana, aunque este fue de mucho menor intensidad. “El sismo del miércoles fue premonitor del sismo de ayer”, indicó Víctor González, sismólogo del OVSICORI.
Los geólogos dejaron ver su preocupación por esa coincidencia aunque aclararon que es imposible predecir si ello implicaría nuevos sismos de magnitud similar al sentido ayer, no
obstante, indicaron que los movimientos telúricos de intensidad menor, podrían continuar causando daños materiales.
Hasta ayer a las 5 p.m., el OVSICORI había reportado 800 réplicas con sismos de magnitudes moderadas entre los 3 y los 4.5 grados.
La ciudad de Poás se ha visto afectada por terremotos en cinco ocasiones en los últimos 150 años. Sin embargo, el terremoto de 1888 fue bastante destructivo, afectó especialmente
la falda sur del volcán Poás y las ciudades de Alajuela, Heredia y San José, entre otras poblaciones del Valle Central.
Sin embargo, es poco probable que el tipo de falla provoque un aumento de actividad volcánica en el Poás, dado el tipo de fallamiento de corrimiento lateral, aunque la regasificación normal (actividad fumarólica) podría continuar con algunas variaciones de intensidad.


Ver comentarios