Tensión griega pone en peligro incipiente recuperación bancaria
Funcionarios griegos se reúnen esta semana en Atenas con representantes de la zona del euro y el FMI. Bloomberg/La República
Enviar

Desde la última erupción de la prolongada crisis griega en 2015, los bancos de la economía más atribulada de Europa han reforzado el capital, contenido las pérdidas y establecido un plan para reducir su enorme cantidad de deuda en mora o incobrable.

Ahora, nuevas tensiones relacionadas con el rescate del país ponen en peligro ese progreso. En enero se retiró alrededor del 1,3% de los depósitos de los bancos, mientras que los préstamos morosos crecieron, un incremento que Yannis Stournaras, gobernador del Banco de Grecia, atribuyó a que los deudores usan el enfrentamiento con los acreedores como excusa para evitar hacer los pagos.
Funcionarios griegos se reúnen esta semana en Atenas con representantes de la zona del euro y el Fondo Monetario Internacional para establecer las políticas que Grecia debe instrumentar para destrabar más préstamos.
El gobierno estima que puede llegarse a un acuerdo en marzo o principios de abril, pero la magnitud de los problemas pendientes hace temer que resulte difícil de presentar persuasivamente a la opinión pública nacional.
“Cuanto más tiempo lleve la conclusión del impasse, más perjudicial será para los bancos”, dijo Federico Santi, analista de Eurasia Group.
Las mayores entidades crediticias –Piraeus Bank SA, National Bank of Greece SA, Eurobank Ergasias SA y Alpha Bank SA– lograron avances desde 2015, cuando 26% del total de los depósitos huyó por temor a que Grecia pudiera abandonar la moneda única.
Esa fuga solo se detuvo cuando se optó por cerrar los bancos durante tres semanas, se instrumentaron controles a los retiros y las transferencias de dinero al exterior y Grecia acordó un rescate de 86 mil millones de euros, unos $91 mil millones, el tercero desde 2010.
Una recapitalización de 14 .400 millones de euros en noviembre de 2015 por parte del Fondo Helénico de Estabilidad Financiera gubernamental y de inversores privados fortaleció los balances de los bancos.
Las posibilidades de una recuperación han atraído a inversores como John Paulson, el mayor accionista privado tanto de Piraeus como de Alpha Bank.

Ver comentarios