Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Tengan ustedes una muy feliz Navidad. Que gocen de un año 2018 lleno de salud, paz interior, amor y bienestar

Emilio Bruce [email protected] | Viernes 22 diciembre, 2017


Tengan ustedes una muy feliz Navidad. Que gocen de un año 2018 lleno de salud, paz interior, amor y bienestar

Sinceramente

Tengan ustedes una muy feliz Navidad. Que gocen de un año 2018 lleno de salud, paz interior, amor y bienestar. Que su familia se mantenga unida en el amor mutuo, en la comprensión, en el respeto entre todos y para con todos. Que vean progresar en la vida a sus hijos y disfruten el placer de sus nietos, en el surgimiento de su nueva existencia y en el desenvolvimiento de su desarrollo personal.

Los nietos son la segunda oportunidad que la vida nos da de volver a amar con todo el corazón, sin asumir generalmente la responsabilidad de su crianza y de la imposición en ellos de una disciplina. Ofrezcan ustedes a ellos el ejemplo de sus vidas, el recuento de valores eternos, el amor sin fronteras a esa nueva generación.

Les deseo que busquen el bien, ya que este siempre nos atrae lo bueno, lo valedero, lo conveniente para nuestras vidas y las de quienes en nuestro entorno amamos.

Que logren levantarse siempre que caigan. Que valoren todo aquello que no tiene precio, todo aquello que el dinero o el poder no les va a granjear y que es la verdadera satisfacción de la vida. Que las lecciones que nos ofrece la existencia a todos no las olviden y les sean útiles en el futuro. El conocimiento y las experiencias son insustituibles, estudien, vivan y aprendan.

La Trinidad Divina desde su sitial en la eternidad nunca olvida ni desampara a sus hijos, por lo que les deseo que vivan con fe, con una intensa relación personal y una comunicación íntima con nuestro Creador. Nada ni nadie nos acompaña más en los momentos de alegría o de tristeza, en los éxitos y en las derrotas, en los temores y angustias, en los principios todos y en los ocasos siempre, que nuestro Creador.

Gracias por haberme acompañado todos estos años y meses recientes escuchando mis cápsulas y programas en radio, redes y mis columnas en el diario La República, estas son las expresiones de un profesor a quien su vocación aún no lo abandona. Deseo simplemente colaborar en alguna medida, pequeña o grande, en la formación cívica de quienes desean escucharme. En la educación cívica está la defensa de nuestras libertades. En la madurez de nuestra cultura política está la mayor defensa contra los extremismos.

No me vean como una amenaza política porque no lo he sido ni lo seré, escúchenme y léanme como al profesor quien da una clase con las mejores intenciones y sinceridad. No coincidiremos en ocasiones, pero tendrán que coincidir conmigo en que soy directo y sincero y busco orientar la opinión pública hacia valores superiores.

Estamos terminando en el país y en el mundo una época interesante e iniciando una aún más apasionante. La era de las comunicaciones potencia al individuo y a su libertad.

Mi mensaje a los jóvenes… apunten a las estrellas. Mi mensaje a los padres… sean el comité de aliento de sus hijos. Mi recomendación a los abuelos, amen sin límites a sus nietos. Mi recomendación para todos, que el cariño no se compra con regalos materiales, menos con abusos en compras que no necesitamos ni con dinero que no tenemos. El cariño nace de sentimientos mutuos cultivados, del bien, del respeto, del apoyo y confianza, de la convivencia cercana. Recuerden que el conocimiento y las experiencias vividas son insustituibles para el éxito vital de las generaciones del futuro.

Queridos amigos, mucha suerte en sus vidas. Feliz Navidad, próspero Año Nuevo 2018. Que la primavera de sus vidas se prolongue, que sean todos muy felices.

[email protected]