Enviar
Este año ha sido de cambios en las reglas para el uso de plásticos
Tarjetas de crédito calcan reformas de EE.UU.
Las normativas se enfocan en proteger el eslabón más débil de la cadena: el consumidor

El 1º de julio empezó a regir un nuevo reglamento de tarjetas de crédito y débito, que marcó “un antes y un después” en una confusa maraña de trámites y reglas que afectaba tanto al consumidor y los emisores como al comercio en general.
Al igual que las reformas impulsadas por Barack Obama, presidente estadounidense, que se empezaron aplicar el 22 de febrero de este año, el texto nacional viene a impulsar procesos en términos de protección al consumidor, en los que se dan tiempos prudenciales de notificación en temas como tasas de interés, comisiones y se amplía la libertad en la contratación de seguros.
“Este reglamento viene a marcar una gran diferencia y mejora comparada con la situación anterior, ya que protege a los tarjetahabientes de conductas abusivas de parte de los emisores”, explicó Cynthia Zapata, de la Dirección de Apoyo al Consumidor del Ministerio de Economía.
Entre los cambios que el consumidor ya puede ir palpando sobresale la disposición en el contrato de mecanismos para que el dueño de la tarjeta de crédito pueda rechazar toda publicidad que llegue a su correo postal, electrónico o como mensaje de texto al celular.
Además, en todos los comercios los datáfonos (maquinas donde se desliza la tarjeta) deben encriptar los números para que estos no se puedan ver. Sobre las medidas de seguridad, aún está pendiente el seguro contra fraudes electrónicos (realizados sin necesidad de sustraer el plástico), tema que la legislación estadounidense sí contempla, explicó Adriana Araya, abogada de la Asociación de Consumidores Libres.
Por el momento solo falta implementar un cambio para cumplir con la nueva reglamentación de tarjetas, que los cajeros automáticos muestren las comisiones por cobrar antes de procesar una transacción. Pero no está de más que revise si su banco ya cumplió con las demás modificaciones.

Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios