Logo La República

Jueves, 17 de enero de 2019



COLUMNISTAS


Talento tico para la robótica

Pedro Muñoz [email protected] | Martes 27 septiembre, 2016


Jóvenes colegiales y universitarios participaron, en agosto pasado, en el Robotifest 2016, un concurso convocado por la Universidad de Costa Rica para promover la robótica

Costa Rica Puede Más

Talento tico para la robótica

Dash y Dot están empeñados en llevar a los niños por el maravilloso mundo de la robótica. Estos simpáticos personajes azulados, creación de la empresa estadounidense Wonder Workshop, tienen la capacidad de resolver problemas con creatividad y, de paso, enseñar a los niños sobre computación.

Mediante aplicaciones gratuitas, disponibles para dispositivos iOS y Android, los pequeños pueden aprender a programar los robots a fin de que representen personajes de cuentos, compongan canciones y codifiquen.
Wonder Workshop nació gracias a una campaña de recolección de fondos en 2013 con una misión fundamental: enseñar a los niños códigos de computación, convencidos de que aprenderlos es la clave para desenvolverse en el siglo XXI.
Esa curiosa mezcla de juego y programación ha cautivado a miles de niños de seis años en adelante y en estos momentos más de 7 mil escuelas primarias de Estados Unidos utilizan a los intrépidos personajes para enseñar.
En Costa Rica, jóvenes colegiales y universitarios participaron, en agosto pasado, en el Robotifest 2016, un concurso convocado por la Universidad de Costa Rica para promover la robótica entre los estudiantes costarricenses.
María Jesús Pérez y María Celeste Rojas, del Colegio Científico de San Ramón, ganaron la categoría de Vida Cotidiana al proponer un proyecto de prótesis robóticas para miembros inferiores con sensibilidad. Eso le permitiría a una persona sin piernas conducir, por ejemplo.
Bien encaminadas, las dos Marías ayudarán a llevar a Costa Rica por la senda del conocimiento, pues contarán con las armas necesarias para hacer frente a los desafíos del siglo XXI. Es una valiosa oportunidad para nuestros jóvenes, para que ellos envíen al mundo el mensaje de que Costa Rica Puede Más.


NOTAS ANTERIORES


Un teatro, y un país

Jueves 17 enero, 2019

Luego del terremoto de Limón, 22 de abril de 1991, una de mis mayores preocupaciones fue que el T...