Sinac: “Aún no hay un estudio que determine sobrepoblación de cocodrilos”
Los avistamientos de cocodrilos son comunes en el río Tárcoles. Shutterstock/La República
Enviar

El Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) salió al paso de la demanda que exige un estudio por parte de este organismo y el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) sobre la población de los cocodrilos en el país.

En ella, el demandante asegura que ninguna de estas instituciones ha llevado a cabo una investigación con base en protocolos y procedimientos biológicos pertinentes, ni cuenta con un plan de manejo para esta especie de reptil en nuestro país.

“Hasta el momento el Estado ha tenido una actitud sumamente pasiva en cuanto a este tema, ni ellos mismos cuentan con información suficiente para proceder a implementar planes de manejo de la especie con criterio técnico”, expresó Walter Brenes, abogado de la firma Energy Law Firm (ELF), demandante en este caso.

Sin embargo, en el Sinac defienden que hay un grupo de investigadores que trabaja en ello, aunque no haya estudios determinantes sobre la población real de estos animales, explicó Carlos Orrego, coordinador nacional de Vida Silvestre de la institución.

“Para poder hablar de la sobrepoblación de una especie de fauna, se requiere un monitoreo sistemático en el tiempo. No se puede tomar un dato de un año o dos e intuir que existe una sobrepoblación”, agregó

Orrego detalló que esta especie sí ha pasado por una recuperación en su número desde que el país se adscribió a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, que vela por que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no constituya una amenaza para su supervivencia.

Los cocodrilos estaban al punto de extinción entre los años 60 y 70 debido a la caza, según el investigador.

La eliminación de la caza deportiva en 2013, con una reforma a la Ley de Vida Silvestre, también colaboró a la recuperación en número de la especie.

La demanda en contra del Sinac y el Minae además menciona una afectación al turismo, por la amenaza de que un cocodrilo ataque a los bañistas en algún cuerpo acuífero, como ríos, mares, esteros o playas.

Orrego justifica estos ataques en una disminución de las fronteras entre las zonas agrícolas, ganaderas y habitacionales con la de los hábitats de los cocodrilos, lo que provoca una mayor interacción con estos animales.

Brenes, abogado de ELF, también interpuso un recurso de amparo en contra del Ministerio de Obras Públicas y Transportes y la Municipalidad de Garabito para que esas entidades tomen medidas encaminadas a prevenir accidentes en el puente sobre el río Tárcoles, lugar donde diariamente acude gran cantidad de personas a observar los cocodrilos.

Caza de control

Si se llegara a determinar que existe una sobrepoblación de cocodrilos en el país o en la zona de Tárcoles, la caza controlada sería una de las medidas a tomar para controlar el problema, de acuerdo con Orrego.

“Este sería el recurso si se concluye que esta sobrepoblación afecta la salud pública o los sistemas de producción”, explicó el investigador.

Varias instituciones, además del Sinac y el Minae, como el Instituto Costarricense de Turismo y la Cámara Nacional de Turismo, trabajan en abordar de forma integral la convivencia con los cocodrilos, antes de empezar a tomar medidas de este tipo.

El valor turístico de esta especie también ha desembocado en accidentes fatales, ya que los tours ofrecen fotos con los animales e incluso alimentarlos, según Orrego, quien recalcó además que esto supone una contravención.

Ver comentarios