Enviar
Sin milagros de por medio
La regularidad y trabajo del Santos le depararon como premio el pase a la final del torneo de Verano

Al inicio del torneo de Verano, se discutía sobre el Santos de Guápiles, no se le colocó como candidato al título, que disputará a partir del sábado ante el Herediano, sino al descenso junto con Orión F.C.
El principal motivo fue el éxodo de jugadores que sufrió tras el anterior certamen, donde partió más de la mitad del equipo y los repuso con 14 nuevas fichas que debían de manera casi instantánea acoplarse a las ideas de otro recién llegado, el técnico uruguayo César Eduardo Méndez, que por primera vez tenía un club a su cargo en el país.
La realidad dictó otro escenario para los guapileños, se mantuvo como uno de los conjuntos más regulares del certamen, siempre en la zona de clasificación y no pescó el primer sitio de la tabla, únicamente por diferencia de goles con Pérez Zeledón (37 puntos ambos).
“El grupo que conformamos desde un inicio, antes de empezar el torneo y con los que se incorporaron luego, trabajó mucho, la virtud de este equipo es que todos aquellos que llegaron, lo hicieron con humildad, buscando una oportunidad que tal vez afuera no tuvieron”, indicó Méndez sobre la plantilla con la cual se topó.
No lucía favorable que la escuadra santista hiciera la hombrada para acceder a la final, el favoritismo del Saprissa lo opacaba, aún más después de la derrota uno por cero en el juego de ida, “trabajamos callados y siempre confiamos en lo que hacíamos, no nos presionamos por temas como el cambio de sede”, señaló Méndez tras el juego de vuelta.
Será la segunda vez en la historia que el conjunto caribeño llegue a la pugna por el cetro. La primera vez fue en 2001 cuando enfrentó a Alajuelense, tras empatar dos a dos y perder cuatro a cero, se quedó con el subcampeonato.
“La diferencia en este Santos, la marcan jugadores de experiencia y el tipo de juego que desarrolla, realiza mucho centro y mucho pase al área para buscar a Cristian Lagos y de esa manera resuelve los partidos, en eso se ha basado su juego”, acota Ronald Mora, estratega de aquel equipo finalista en 2001.
Circunstancias diferentes atravesaron los dos conjuntos para llegar a la instancia máxima, pues el de Mora se basaba en jugadores de la zona, que eran poco conocidos en aquel momento y hacían sus primeras armas en el fútbol, ajeno a la situación actual, “con todo respeto no veo similitud entre ambos planteles, en la actualidad en el Santos creo que solo habrá tres jugadores de la zona”, destaca el Macho al respecto.
Resta ver si una vez más los dirigidos de Méndez rompen el pronóstico, le quitan lógica al fútbol y dejan su propia marca dentro del palmarés del fútbol nacional.

Sergio Alvarado
Para La República

Ver comentarios