Enviar

Al igual que a muchos, me encantan los filtros para las fotos, los de Instagram son mis favoritos, especialmente en blanco y negro. Sin embargo, de un tiempo para acá, el tema del filtro se convirtió en un extreme “fake” over, ahora todo el mundo tiene 10libras menos que en la realidad, cutis y dientes de concurso.

El tema con el filtro es que va más allá de que la foto que de linda, normalmente es cortar un pedacito por aquí, arreglar un pedacito por allá y al final queda un pedacito de fantasía expuesto en redes sociales, con cientos de likes y miles de “qué raro ayer no se veía así”.

¿Cuántos filtros le ponemos a nuestra vida?, tal vez la pregunta correcta es ¿Porqué le ponemos tantos filtros a nuestra vida?; yo le llamo a ese filtro, ENGAÑO, no al mundo, a mi misma.

Nuestra vida puede tener el filtro que nos dé la gana ponerle, sin embargo, creo que vale la pena preguntarnos que significa ese filtro en nuestra vida, que me estoy diciendo, que tanto quiero ocultar, borrar, arreglar; tanta apariencia, esa dieta que nunca cumple, si no la hace PARA QUE LE DICE A LA GENTE QUE SI, felicidad falsa en su relación, la gente se la cree, USTED la sufre, la llantilla en la foto, la piel media seca, las ojeras de tanto trabajo, el filtro las quita de FB, pero no las elimina de la realidad.

A veces se dice más sin decir nada, no se trata de hablar de nuestros problemas con el planeta, significa que si su “filtro” tiene solución con esfuerzo, dedicación, un mejor estilo de vida ¿Qué espera para hacerlo?, si es porque requiere un extra de amor propio y aceptación para decir, “puchis, que naricilla la mía” o como en mi caso, “Diooooos, me dejaste sin boobs, NO LLEGUÉ A LA REPARTICIÓN”; hágalo amando quienes y no lo trate de arreglar ante la gente o en una foto, porque cuando llegue a la casa ahí va a estar su realidad para cachetearlo un día más.

Como siempre les digo, dejemos de compararnos con los demás y vivamos con la meta de hacer del día de hoy, el mejor y así, #soloporhoy, disfrutar de una vida sin filtros.

“Entonces dejé de examinarme en el espejo y compararme con las mujeres perfectas del cine y las revistas, decidí que era bella por la simple razón de que tenía ganas de serlo” Isabel Allende.
 

Ver comentarios