Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



NACIONALES


Simuladores apoyan aprendizaje de futuros médicos

Karla Barquero [email protected] | Miércoles 06 junio, 2018



La atención de un parto de alto riesgo, operaciones a corazón abierto, la toma de muestras de sangre o el entorno diario en un hospital, son algunas situaciones que se simulan con alta fidelidad en las universidades de Costa Rica.

Gracias a la adquisición de equipos de última tecnología, los estudiantes alcanzan una preparación mejor y más fiel a la realidad a la que se enfrentarán una vez egresados; por esto los centros de enseñanza superior cada vez destinan más recursos de su presupuesto.

En el caso de la Universidad Latina solamente en Simulación Clínica invierte al menos $1 millón entre equipos, renovación y mantenimiento.

Este centro posee simuladores avanzados de parto, de emergencias y pediátricos. Algunos son básicos y otros de tecnología intermedia.

Lea más: Costa Rica cuenta con centro de simulación móvil único en Latinoamérica

Además, cuenta con más de 100 fantomas, que son simuladores de partes del cuerpo, como una mano con venas para tomar vías periféricas, o una cabeza con el sistema respiratorio anatómicamente correcto para intubar.

“Para lograr una correcta fidelidad de los ambientes hospitalarios es necesario tener equipos funcionales como bombas de infusión, desfibriladores cardiacos, carros de curación, carros de paro, camillas, camas manuales y eléctricas, etcétera. Esto coopera con la correcta aplicación metodológica”, detalló Yasmín Ramos, coordinadora de Simulación Clínica de ese centro de enseñanza superior.

La simulación no solo permite contar con escenarios fidedignos, sino complejos que difícilmente se pueden repetir en un paciente.

“Por ejemplo, la intervención de un paro cardiorrespiratorio en una persona, si no tuviéramos los simuladores sería complicado poder aplicar correctamente el algoritmo de tratamiento para salvar esa vida. En el caso de los fantomas, permiten la práctica continua de un procedimiento en particular, como la colocación de una vía periférica o una sonda vesical, que claro, no puede hacerse una y otra vez en una persona”, agregó Ramos.

En el caso de la Universidad de Ciencias Médicas (Ucimed) invierte entre los $50 mil y $100 mil por año. Además, la universidad posee simuladores que sobrepasan ese rango.

María Calvo, directora del Centro de Simulación de Ucimed aclara que estas últimas tecnologías se complementan con personal capacitado para lograr un aprendizaje mayor.

Lea más: Hospital de simulación es el mejor de Latinoamérica

“Es una herramienta que se apoya en los simuladores, sin embargo requiere personal capacitado para aplicarla de forma correcta, el binomio de personal capacitado y los simuladores dan la oportunidad de enfrentarse a situaciones reales en ambientes controlados, lo cual ayuda a su seguridad, análisis crítico y razonamiento clínico, formando profesionales mejor preparados”, añadió Calvo.

Otros centros de enseñanza superior que emplean la última tecnología son la Universidad Hispanoamericana que posee un Hospital de Simulación, y la Iberoamericana (Unibe) que no solo cuenta con el Centro Internacional de Simulación Clínica sino que posee una computadora médico quirúrgica Naori-Sectra con la que se realizan diferentes estudios en un mismo paciente, así como cortes y movimientos en 3D.

A nivel público, destaca la Universidad de Costa Rica con su Centro de Simulación Móvil, el cual es único en Centroamérica.

Las universidades que ofrecen estas practican con tecnología no solo ayudan a formar el futuro recurso humano en salud para el país, sino que aseguran el bienestar físico y psicológico de los usuarios de los servicios de salud.

Carreras que lo emplean

Los estudiantes que cuentan con la simulación para su aprendizaje pertenecen a las siguientes áreas de salud.

  • Medicina
  • Enfermería
  • Odontología
  • Optometría
  • Terapia física
  • Psicología
  • Farmacia
  • Trabajo social
  • Biología

NOTAS RELACIONADAS


Naori ayudará a evitar cirugías exploratorias

Viernes 17 febrero, 2017

Paciente reduce costos de hospitalización y mejora tiempo de recuperación