“Siempre se cuestiona cuando una mujer llega a la Asamblea”
“Nadie cuestiona cuando un hombre llega a la Asamblea Legislativa, pero cuando llega una mujer, pasa todo lo contrario”, dijo Emilia Molina, coordinadora del Grupo Parlamentario de Mujeres Diputadas. Archivo/La República
Enviar

Dos proyectos en la corriente legislativa pretenden lograr equidad de género tanto en la Asamblea Legislativa como en alcaldías y puestos ministeriales.

Sin embargo, sus impulsoras acusan a varios legisladores de retrasar la discusión en el plenario de uno de los proyectos, bajo el expediente 19.010, que establece la paridad horizontal por género en los partidos políticos que, en otras palabras, es asegurar que una mujer encabece una papeleta para la elección de alcaldías o diputaciones.

“Se ha prolongado la discusión con la aplicación del reglamento legislativo y es un tema que debe ser discutido con urgencia”, dijo Emilia Molina, coordinadora del Grupo Parlamentario de Mujeres Diputadas.

El otro proyecto, dictaminado hoy en la Comisión de la Mujer, también promueve la paridad de género, al obligar que al menos la mitad de los puestos ministeriales y jerarquías de las instituciones públicas sean ocupados por mujeres.

La iniciativa propone que el Consejo de Gobierno aplique el principio de paridad en todos los nombramientos que correspondan al Poder Ejecutivo y en la designación de las juntas directivas, presidencias y gerencias de las instituciones descentralizadas.

Ambas iniciativas encuentran obstáculos en el Congreso por “machismo”, de acuerdo con Molina.

“Nadie cuestiona cuando un hombre llega a la Asamblea Legislativa, pero cuando llega una mujer pasa todo lo contrario”, argumentó la diputada.

De aprobarse la nueva legislación, la participación femenina sería imperativa, aunque para las próximas elecciones el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) ordenó a los partidos políticos respetar la paridad de género en los primeros lugares de las listas de candidaturas a diputaciones en las siete provincias para las elecciones de 2018.

De esta forma, habría una mujer en el primer lugar de las papeletas en al menos tres provincias.

La idea con el proyecto es que dicha orden esté respaldada por una ley.

El TSE interpretó que los partidos políticos únicamente quedaban obligados a respetar la paridad de género en forma vertical, es decir, a intercalar hombres y mujeres en las nóminas de aspirantes a diputaciones por provincia, con una reforma al Código Electoral que entró en vigencia en 2009.

Esta interpretación hizo que la mayoría de listas para las elecciones de 2014 estuvieran encabezadas por hombres, lo que causó una disminución en la cantidad de mujeres que alcanzaron una curul, explicó Molina.

Actualmente hay 19 mujeres en el Congreso, un 35% de las 57 curules disponibles, a pesar de que ellas representan la mitad de la población.

Los proyectos que están actualmente en la Asamblea pretenden cambiar este panorama para las próximas elecciones.

“No votaremos a favor de ningún otro proyecto hasta que se respete la importancia del 19.010”, expresó Molina.



Ver comentarios