Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Señor Monge Álvarez, ¡lo necesitamos!

| Viernes 30 junio, 2017


Señor Monge Álvarez, ¡lo necesitamos!

Era 1982, la economía costarricense estaba sufriendo su peor embate: el ingreso. Pero en eso, llegó a presidir Costa Rica un humilde político oriundo de Palmares, sin estudios universitarios, pero sin excusas para tomar decisiones. Ese humilde político: disminuyó el gasto público con el plan de emergencia de 100 días, redujo el aparato estatal, eliminó subsidios, firmó acuerdos con el FMI y promulgó la Ley de Equilibrio Financiero.

Evidentemente, aquellas no fueron las medidas más populares, empero fueron las que ofrecieron una salida de la crisis. Siempre he pensado que una frase de “don Pepe” —en tiempos de la Junta Fundadora de la Segunda República- era concomitante a la mente de don Luis Alberto: “dediquémonos a trabajar, no a hacer política”.

El señor Monge fue diputado constituyente con menos de 25 años de edad y sus proclamas de perpetua neutralidad activa son ahora el artículo segundo de la Ley No9288 —Proclamación de la Paz como derecho humano y de Costa Rica como país neutral— de la República, considerada por muchos como: el otro pilar de la paz costarricense. Más allá de un modelo, es incontrovertible la preponderancia de aquel humilde político palmareño en la construcción del país de hoy en día.

Hoy más que nunca, atravesamos ubérrimas dificultades: un déficit fiscal exorbitante, una deuda la cual se especula sobrepasará el 60% y una crisis en el sistema de pensiones la cual amenaza con desplomar tal vez la pilastra más grande de la justicia social de la nación. Todo dentro del inmenso saco de violaciones a (y omisiones de) la Ley No8422 —Ley contra la Corrupción y el Enriquecimiento Ilícito en la Función Pública—. Hoy más que nunca, lo menos relevante es el partido, se debe tomar nota de la figura de don Luis Alberto, no para volver a la tierra sino para volver a los deberes de austeridad y probidad tan necesarios en los momentos más dificultosos de nuestros anales.

“Hay un inmenso descontento por los rumbos tomados. Nos apartamos de los verdaderos ideales, creció la brecha social y tenemos un millón de pobres en nuestro país”.

—Luis Alberto Monge Álvarez (parafraseo)—

Marco Monge
Estudiante