Enviar

No voy a mentir-ser mamá o papá como decimos en Costa Rica- “no es jugando”. El trabajo más divino y maravilloso, pero definitivamente, ¡el más difícil de todos!

No soy una mamá perfecta, es más, todo lo contrario. Soy la primera en contarles que me equivoco todo el tiempo. Hay tantísimas cosas en las que estoy trabajando y otras que todavía estoy tratando de descifrar. Pero también les tengo que contar que hay UNA GRAN cosa que ya descifré, en mis 15 años siendo teacher y trabajando con niños y padres de familia; y en mis dos años de ser mamá…Esta es la clave para ser buenos papás.

¿Se siente su hijo amado? Esa es la GRAN pregunta. Si su hijo se siente amado, está haciendo un excelente trabajo. Claro, hay muchas otras responsabilidades que vienen con ser papás, pero fácil ésta es la más grande de todas. A veces nos quedamos pegados -en asegurarnos que estamos disciplinando, enseñando, y proveyendo- pero necesitamos asegurarnos que todo lo anterior esté basado y centrado alrededor de mucho AMOR. La verdad es que, de eso se trata ser papás. Llenar a nuestros hijos de amor no sólo es importante, sino que hace nuestro trabajo mucho más fácil.

Como menciona Gary Chapman y Ross Campbell en su libro: Los 5 Lenguajes del Amor de los Niños “La causa primordial de enojo e indisciplina es un tanque de amor vacío.” Esto aplica si usted tiene un bebé, un toddler, un teenager, o hasta un hijo adulto!

Pero, ¿Cómo nos aseguramos de que nuestros hijos se sientan amados? Estoy segura que todos amamos a nuestros hijos más que a nuestra propia vida. Pero por alguna razón, no siempre se traduce de la manera que queremos. Hay una gran diferencia entre saber que tus papás te aman y de verdad sentir su amor. Hay que aceptarlo, siempre estamos ocupados, a veces estresados y es fácil caer en ese rol y perder el camino. Los niños pueden ser impacientes, a veces un poquito ruidosos, tener exceso de energía, y es fácil perder el control. Suena más fácil de lo que realmente es, por eso aquí les comparto 5 maneras de hacer que sus hijos se sientan real y completamente amados.

(estas son ideas reales, probadas en mi casa, que funcionan!!!)

1. MOM/DAD DATES! Crear un espacio para un “date especial” mamá-hijo solamente o papá-hija. Estos momentos son invaluables para los corazones de nuestros hijos y siempre los recordarán. El tiempo de calidad uno a uno hace la diferencia y es de los mejores regalos que podemos darles. Un date especial puede ser desde irse a comer un helado juntos hasta compartir un rato de juegos de mesa en casa.

2. CUADERNO Papá/Mama-Hijo (journal): Una de las mejores maneras para conectarse con su hijo es tener un cuaderno específico para fortalecer su relación. Este cuadernito es una herramienta que recomiendo mucho. La idea es que se dejen mensajes mutuamente, desde cómo les fue en el día, hasta una broma; alguna preocupación o algo que les emociona. Este cuaderno es secreto, y se deja en un escondite que los dos deciden y escriben las dos personas cuando quieran.

3. PREGUNTAS RELEVANTES: Preguntemos a nuestros hijos preguntas importantes, que requieran una respuesta de desarrollo y no respuestas de una palabra. A veces, sacarle información a los hijos es misión imposible, pero si les hacemos preguntas específicas, se van acostumbrando poco a poco a contarnos más.

4. DÍA ESPECIAL: Este es uno de mis favoritos. Cada hijo tiene un día de la semana, por ejemplo el hijo mayor tiene el día martes. Ese día su hijo puede acostarse 15-20 minutos después, puede llevar una notita de mamá o papá escondida en su lonchera, puede opinar o dar alguna idea que le gustaría cenar. La idea de que se acuesten un poquito más tarde es aprovechar ese ratito en tiempo de calidad, muchos abrazos y besos y asegurarnos de que se sientan realmente amados.

5. HIGHLIGHTS OF THE DAY: contarnos lo mejor y lo peor del día, esto lo pueden hacer durante la cena o en algún momento en el que estén todos juntos para compartir lo mejor que les pasó en el día y en el momento en que se sintieron más felices; y de la misma manera hablar de alguna preocupación o algo que les haya pasado. Esto nos ayuda a que los hijos entiendan que es normal tener altos y bajos y que los adultos también nos preocupamos. Así como papás “monitoreamos” de alguna manera la vida de nuestros hijos y tenemos idea de como se sienten y por las situaciones que están pasando.

Otros consejitos:

-Preguntarles su opinión.

-Tener una canción con la que se identifiquen.

-Dejarles una sorpresa en la cama.

-Cancelar algún plan o salir de trabajar solamente para estar con ellos de sorpresa.

-Tener una foto de los hijos en algún lugar especial.

-Y por supuesto lo que más me gusta… ¡¡¡BAILAR con ellos!!!

Algunas de estas ideas deben ser ajustadas al horario o tamaño de la familia. ¡A amar más que nunca a nuestros hijos se ha dicho!

201801081043410.andrea.jpg

 

Ver comentarios