Logo La República

Viernes, 27 de mayo de 2022



NOTA DE TANO


Se deben pescar tiburones en Kingston

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Lunes 31 enero, 2022

Francisco Calvo, baluarte de la retaguardia tricolor

La derrota contra México estaba en el presupuesto de la Selección Nacional. Si ayer se dio un resultado diferente, albricias.

Esta Nota se escribe antes de la jornada dominical de la eliminatoria, con el grato sabor del dificilísimo triunfo de la Tricolor frente a Panamá, un seleccionado con mejor fútbol que el nuestro.

Vencer a los canaleros nos metió en la pelea por la zona de repechaje y si ayer no se pudo repetir otro Aztecazo (ojalá que sí), donde se debe ir de pesca y sacar tiburones es este miércoles en Kingston, en una fecha que tiene “presupuestada” la derrota de Panamá en México. De darse esta combinación de resultados, triunfo de Costa Rica en Jamaica y derrota de Panamá en el Azteca, la Tricolor se mantiene con el repechaje en el radar para el cierre de la octogonal.

Lea más: ¡Seguimos vivos! Tricolor se rehúsa a morir sin luchar y se acerca al repechaje

Regresando a la confrontación ante Panamá, reconocer que el técnico Luis Fernando Suárez intentó meterle oxígeno a la zona de ataque, el talón de Aquiles de nuestro seleccionado, con las incorporaciones de Aarón Súarez, Alonso Martínez y José Guillermo Ortiz como socios de Joel Campbell.

Para darle espacio a otro hombre de ataque, se sacrificó la presencia de Celso Borges y de nuevo se rejuveneció la zona central de volantes con el binomio Tejeda-Galo. Costa Rica presentó una formación más joven y refrescante.

Ahora, la intención de Suárez no dio frutos, porque Panamá nos superó tácticamente, presionó y cerró espacios y se cortaron las conexiones tanto con Martínez como con Ortiz. De nuevo en la primera parte, la Tricolor fue nula en ataque.

Lea más: "Costa Rica está para sentarte a la tele y quedarse dormido": Prensa panameña

Panamá estuvo más cerca del gol, Celso entró por el lesionado Galo y Bryan Ruiz suplió a Aarón Suárez, variantes que alcanzaron para construir la jugada del único gol del juego, cuando se asociaron Campbell y Ortiz, éste sacó un bólido que rechazó el portero Luis Mejía y el rebote le quedó al capitán Ruiz quien lo envió a los cordeles.

Con el gol en contra, Panamá se le vino encima a la Tricolor, un dominio implacable, arrollador, que hizo surgir en el seleccionado a un grupo de guerreros en cuanto a pundonor y sacrificio.

La entrega de todos los seleccionados para custodiar el triunfo fue maravillosa y borró los ratos tan largos de escaso y buen fútbol.

Misión cumplida; se derrotó a Panamá. Toca ahora repetir la faena en Jamaica.

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES








© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.