Foto 1
Muy mal haríamos como sociedad en permitir que ese proceso se desperdicie y sobre todo que se retroceda, simplemente por un cambio irreflexivo de autoridades, explica José Luis Arce, expresidente del Conassif. Archivo/LaRepública
Enviar

El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) publicó hace una semana  los concursos para reclutar y seleccionar a los nuevos superintendentes de Entidades Financieras y de Seguros.
El puesto de Javier Cascante, superintendente de Sugef termina su gestión en octubre, mientras que Tomás Soley, lo hace en noviembre.


Asimismo, desde hace un mes que inició el proceso para nombrar al nuevo superintendente de Valores, en el que hay unos 70 aspirantes al puesto, ya incluso se aplicó el examen.
Carlos Arias, dejó la Sugeval en agosto pasado.
Para varios especialistas y expresidente de Conassif es fundamental que los criterios de selección de estas nuevas autoridades prevalezca sus conocimientos técnicos, quitando cualquier interés políticos.
Los superintendentes no son puestos políticos, tienen que velar por la seguridad del sistema financiero, y tener conocimientos de las normas internacionales de Basilea, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Normas Internacionales de Información Financiera, Grupo de Acción Financiera Internacional, entre otras cosas.
Los superintendentes perciben un salario cercano a los ¢10 millones, es un contrato por tiempo limitado (cinco años de nombramiento), no reciben beneficios como anualidades, cesantía o preaviso.
Para muchas personas del mercado, el nuevo superintendente de Sugeval -puesto vacante- debe venir del sector privado o alguien que ya estuvo en la órbita de regulador, pero que conoce lo que es dirigir una empresa.


Nombres que quieren en Sugeval

En una encuesta que se hizo entre varios especialistas del mercado financiero, estos son los nombres de las personas que creen más calificadas para asumir la Superintendencia de Valores (nombres en orden alfabético del apellido)

 

  • Gina Ampie
  • William Heyden
  • Danilo Montero
  • Adolfo Rodriguez
  • Álvaro Trejos
  • Roberto Venegas

No es un puesto político

Ya formaron parte del Conassif y tuvieron que nombrar Superintendentes, esta es la opinión de dos expresidentes de este cuerpo regulador.

Alberto Dent
Expresidente
Conassif

El criterio que nosotros seguimos siempre fue el de sí estamos satisfechos con el superintendente actual, no perdamos el tiempo y lo reelegimos.
Para qué vamos a irnos a una elección y cuestión que lo que va a crear es un montón de incertidumbre, cuando se sabe que esa persona que está en el cargo es el más calificado.
Eso es algo que me sorprende mucho del por qué se abrió el concurso, tanto Javier Cascante, como Tomás Soley son las dos personas más calificadas para ese puesto, difícilmente vamos a encontrar a alguien en el país con el conocimiento que ellos tienen.
No entiendo porqué se ponen a jugar de tontos en hacer elecciones con cuarenta, cincuenta o setenta personas que quieren esos puestos.
Una  cosa es que el superintendente haya renunciado y la plaza esté vacía, entonces sí se necesita el concurso, incluso a la junta de Conassif que yo integré nos tocó hacerlo.
Estoy profundamente molesto de ver que estén jugando con la estabilidad del país, poniendo ha hacer tonteras, haciendo una lista de un montón de gente que no sabemos sí están capacitados o no.
La labor de los superintendentes no es una labor política, es netamente técnica.

José Luis Arce
Expresidente
Conassif

Me parece fundamental que en el proceso de seleccionar a las nuevas autoridades de las Superintendencias se garantice, primero, que estas importantes instituciones se mantengan en el plano de los más altos estándares técnicos, lejos de cualquier  tipo de nombramientos de carácter político. En este mismo sentido es crucial que los seleccionados sean personas que conozcan el sistema financiero y particularmente que estén empapados de las corrientes más modernas en materia de supervisión y regulación prudencial, de manera que sepan colocarse con claridad meridiana el “sombrero” de regulador, lo cual no es sencillo, pues implica tener claro su rol en asegurar la solvencia y estabilidad del sistema, así la protección de consumidores y usuarios de servicios financieros. Durante muchas décadas, las Superintendencias han logrado aislarse afortunadamente de los aires políticos electorales, estando en manos de expertos y profesionales muy calificados, si la decisión del Conassif es hacer cambios en esas cabezas lo mínimo que debemos ser vigilantes es que se garantice que siguen estando en manos igualmente calificadas.
La supervisión prudencial en Costa Rica está en un proceso de cambio, si en este estadio se piensa en sustituir a los funcionarios que han liderado buena parte de ese proceso, es fundamental que los nuevos seleccionados continúen, profundicen y mejoren ese proceso. Muy mal haríamos como sociedad en permitir que ese proceso se desperdicie y sobre todo que se retroceda, simplemente por un cambio irreflexivo de autoridades.

 
 

Ver comentarios