Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NACIONALES


Dudas inundan proyecto para fusionar superintendencias

Tatiana Gutiérrez Wa-Chong [email protected] | Lunes 08 mayo, 2017

“Tenemos muchas dudas sobre el financiamiento de la Sumef y esperamos que eso se aclare más en el proyecto de ley”, aseguró Lucrecia Quesada, directora ejecutiva de la Cámara de Intermediarios Bursátiles y Afines. Esteban Monge/La República.


La intención del diputado Ottón Solís de fusionar en la Superintendencia de Mercados Financieros (Sumef) a las cuatro existentes, para reducir los costos, despertó dudas y críticas por parte de los entes regulados y supervisados del sistema financiero.

La principal inquietud se refiere al financiamiento ya que la iniciativa establece que el 100% vendría de los sujetos regulados y supervisados, mientras que en la actualidad, el Banco Central de Costa Rica aporta el 80% de los presupuestos de las superintendencias General de Entidades Financieras, de Pensiones, de Valores y de Seguros.

Lea más: Ottón Solís propone proyecto para prevenir conflictos de intereses en el Banco Central

Solís calcula que el erario público es el que paga el gasto de esas cuatro superintendencias, con intendentes que reciben salarios superiores a los ¢7 millones, una planilla total de 440 personas y un presupuesto anual para este año de ¢28.700 millones.

“Consideramos importante que se aclare el peso del financiamiento que caería sobre los bancos y financieras, emisores, la Bolsa Nacional de Valores, las Sociedades Administradoras de Inversión y eso nos perjudicaría”, manifestó Lucrecia Quesada, directora ejecutiva de la Cámara de Intermediarios Bursátiles y Afines (Cambolsa).

Lea más: “Unir superintendencias ahorraría ¢23 mil millones al año”

Además, tienen dudas de si contar con un único superintendente crearía un cuello de botella para aprobar las normativas que se requieren.

El proyecto de ley dice que el financiamiento será mediante contribuciones obligatorias de los sujetos fiscalizados, las cuales serán aportadas de manera proporcional por los sujetos regulados, de acuerdo con la metodología propuesta por el Conassif, pero Cambolsa mantiene dudas sobre cómo se calcularía.

La Asociación Bancaria Costarricense (ABC) considera que la disposición de que los fiscalizados cubran la totalidad del presupuesto de la nueva Superintendencia tiene un incentivo perverso en cuanto a la sana administración de presupuestos y contención del gasto en dicho órgano público.

También solicitaron un estudio de cargas de trabajo para determinar si es conveniente la fusión de los órganos supervisores; con el fin de analizar la complejidad de las funciones y los niveles de especialización antes de hacer una propuesta de fusión.

“Al proponerse un único superintendente se elimina la especialización. La actividad financiera es muy especializada, por lo que el costo de oportunidad de fusionar para ahorrar recursos puede resultar caro por las implicaciones”, aseguró María Isabel Cortés, directora ejecutiva de la ABC.

En términos generales, el proyecto es visto como positivo por la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras, sobre todo por la reducción de costos y la simplificación de los entes públicos.

“Solicitamos que la iniciativa contemple un sistema de controles claros y precisos que operen como contrapeso para evitar excesos de poder y establecer requisitos de idoneidad y transparencia para el supervisor que se vaya a nombrar, para garantizar que sea una persona idónea”, aseguró Annabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras.

¿Qué dice el proyecto?

La iniciativa presentada por Ottón Solís, diputado del Partido Acción Ciudadana, establece una sola Superintendencia de Mercados Financieros con las siguientes características:

-Será un órgano adscrito al Banco Central de Costa Rica, con desconcentración máxima y personalidad jurídica instrumental

-Funcionará bajo la dirección del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero

-La remuneración mensual del superintendente, los funcionarios y los del Conassif no podrá superar la suma de 20 salarios de la categoría más baja de la escala de sueldos de la Administración Pública

-El superintendente podrá ser removido en cualquier momento por el Conassif, por diferencia de al menos cinco votos