Se busca un cuchillo mejor para plantaciones de palma aceitera
Malasia e Indonesia son los mayores productores de palma aceitera en el mundo. Bloomberg/La República
Enviar

El aceite de palma tiene una ventaja enorme sobre las alternativas obtenidas de canola, soja o girasol.

Es más versátil -se encuentra en todo, desde chocolates a cosméticos- y mucho más productivo. La fruta carnosa rinde cinco veces más aceite por acre (0,40 hectáreas) que la canola y ocho veces más que la soja.

El problema para productores como Felda Global Ventures es que la fruta del árbol tropical que produce el aceite se cosecha principalmente a mano y en condiciones peligrosas que conducen a una gran cantidad de residuos.

En Malasia, el segundo mayor productor del mundo, alrededor de $1.200 millones de aceite podrían quedar en el campo este año. Es por eso que la industria está trabajando en nuevas tecnologías como cortadoras eléctricas y drones que distribuyen pesticidas para aumentar la producción.

"La industria está desesperada por buscar el dispositivo adecuado para mejorar la eficiencia laboral", dijo Palaniappan Swaminathan, director de operaciones de la unidad de plantación de Felda Global, en una entrevista el 1º de junio. "Lo principal ahora es conseguir una herramienta de recolección adecuada".

A diferencia de la soja y la colza -cultivos en hilera y altos hasta la cintura, en campos planos adecuados para tractores y máquinas cosechadoras gigantes-, el cultivo de palma es complicado en las plantaciones a veces montañosas de Malasia e Indonesia, que representan en conjunto aproximadamente el 86% de la oferta de aceite de palma del mundo.

A lo largo de los años, la industria ha atraído las críticas de activistas ambientales y laborales, así como de empresas de alimentos, luego de que se quemaran vastas extensiones de selva tropical para dar paso a las plantaciones.


Ver comentarios