Saprissa opuesto al “catenaccio” en Hidalgo
Un espectacular Heiner Mora, mejor jugador saprissista del partido, hizo pasar una muy mala noche al “Chucky” Lozano quien no tuvo una clara frente al defensor morado. Univisión/La República
Enviar

Morados y Tuzos dejaron todo abierto para que la serie de cuartos de final de la Concachampions se decidiera en Hidalgo en el partido de vuelta el martes 28 de febrero.

Ambos equipos se lanzaron golpes en un encuentro de dientes apretados en donde las acciones en los marcos se dieron, pero las férreas marcas y un fútbol rápido y animoso deleitó a quienes disfrutaron de un 0-0 que entretuvo a pesar de no escucharse el grito de gol.

En conferencia de prensa tras el encuentro, el timonel morado Carlos Watson fue enfático en un aspecto a cinco días de enfrentar nuevamente al cuadro hidalguense.

“No hay una sola razón que me diga que tenemos que ir allá a entregarles el balón y quedarnos atrás, debemos animarnos e ir a buscar el partido a México”, señaló el técnico.

Saprissa no planea colocarse el vestido de Cenicienta y ser el festín de un conjunto con gran capacidad para rematar sus acciones ofensivas.

La presión será compartida, si Saprissa mantiene un bloque sólido en defensa, con el pasar de los minutos la tensión se apoderará de los aficionados mexicanos, así como de los jugadores.

Los morados también mostraron que tienen la capacidad de ponerse a la altura de uno de los grandes de México y jugarle sin temor.

El juego por las bandas del Saprissa demostró con su velocidad que la zaga rival es vulnerable, será ese tipo de táctica, con contragolpes bien estructurados y buscando los espacios que deje la defensa de Pachuca, para sorprender y abrir el cerrojo.

“Ellos tiene las mismas posibilidades que nosotros, allá tienen que jugar, dejar espacios, proponer, y ahí nosotros demostrar la jerarquía”, comentó un Colindres que jugó en el Estadio Ricardo Saprissa como único hombre en punta ante la lesión que dejó por fuera a Fabrizio Ronchetti, quien seguramente estará en Hidalgo el próximo martes.

Los saprissistas son conscientes de que les espera un tsunami blanquiazul, un equipo que buscará el partido desde el primer minuto y que no tendrá piedad con su rival centroamericano.

Ante un escenario más que obvio, el planteamiento que haga Watson y que trabaje en estos pocos días, con un encuentro ante San Carlos en el medio, deberá estar bien pensado y comprende que esperar a su rival sería un error que se ha cometido en el pasado.

“Pachuca es un buen equipo, pero estamos ahí, podemos ganarles dependiendo de nosotros, está en nuestras manos. No depende de nadie. Sabemos que allá puede atacar más y puede adelantar más su defensa”, agregó Watson.

En palabras del técnico, el partido que deben plantear en el Estadio Hidalgo lo tiene claro, sabe qué puede ocurrir, qué panorama le presentará su rival y cómo debe enfrentarlo.

Al final, el peso recae sobre el equipo que será casa, que debe ganar si quiere clasificar a semifinales. El empate no es negocio para los aztecas, el empate a ceros mandará el partido a tiempos extras y penales en caso de ser necesario y el empate a goles le dará el boleto a Saprissa.



Ver comentarios