Logo La República

Lunes, 16 de diciembre de 2019



NOTA DE TANO


Saprissa liquidó al Motagua con casta de campeón

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 28 noviembre, 2019

SAPRISSA CELEBRANDO

¡Saprissa se jugó un partidazo!

Es más, si Randall Leal ajusta su brújula y la baja y Johan Venegas afina su puntería en el cierre del partido, aplastan al Motagua.

En los minutos 80 y 92, el calificado “Mejor jugador de la Liga Concacaf” se paró “solito” frente al buen portero Jonathan Rougier, pero remató desviado.

Hubiese sido un funeral de primera para los catrachos quienes, alentados por una multitud de aficionados, tuvieron la oportunidad de ver a un Deportivo Saprissa dictando cátedra de principio a fin en el juego de vuelta.

Lea más: Walter Centeno: “Mi felicidad es hacer felices a los morados”

Lo de Leal fue dramático; dibujó diabluras en el sector izquierdo del ataque morado, le hizo la vida imposible a Juan Montes y Emilio Izaguirre, se los “bailó” las ocasiones que quiso, pero a la hora de soltar los morteros, la mayoría pasó sobre el palo horizontal del marco anfitrión.

Si Randall baja su metralla, estaríamos escribiendo una Nota con un marcador de escándalo en favor del Monstruo.

Desde que el pito mexicano César Ramos dijo: “¡vamos!”, el Saprissa se acomodó la final a su antojo y eso es mérito de su técnico Walter Centeno, quien no ordenó encerrarse para defender el 1-0 de la ida.

Quizá, el gran momento que tuvo Motagua para escribirle otro guion al partido fue la “milpa” que le señalaron a Roberto Moreira, segundos antes de que Alexander Robinson lo empujara en la nariz de Aaron Cruz, en una falta de penal que no hubo necesidad de sancionar.

Lea más: Walter Centeno: “Le ganamos al mejor equipo de Centroamérica”

Era la primera media hora del conflicto, y si Motagua abría la cuenta y empataba los carteles, quizá el libreto de la final pudo ser otro.

Pero, después y antes de este susto, el Saprissa dominó el juego con una sobriedad y claridad absoluta, montado en el trabajo de los volantes centrales Barrantes y Angulo; esa inteligencia para jugar de Bolaños, los ingresos desafiantes de Leal y un trabajo táctico que cuesta descifrar de Venegas, incrustado entre el pecho de Leal y la espalda de Ugalde.

Saprissa hizo grande el 1-0 como local y solo en el cierre del partido, una reacción emocional de Motagua hizo que su delantero Félix Crisanto dejara escapar ocasiones para anidar el 1-0 en la red y prolongar la contienda.

El Monstruo mantuvo el 0-0, fue mucho mejor equipo que Motagua, de ahí que los globos azules en las gradas se fueron apagando y desinflando conforme el equipo del “Paté” Centeno transitaba con clase el sendero hacia su primera corona como entrenador.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES








© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.