Samsung pierde inesperadamente a su líder tras ingresos récord
Enviar

El máximo responsable de Samsung Electronics sorprendió con el anuncio de su renuncia, tras décadas en la empresa, argumentando que se necesitaba de un nuevo liderazgo después de que un escándalo de corrupción llevase al encarcelamiento de su jefe de facto.

Kwon Oh-hyun, quien también desempeñaba el cargo de vicepresidente, anunció su marcha, después de que la empresa con sede en Suwon reportara un ingreso operativo récord por 14,5 billones de wones ($12.800 millones), impulsado por la explosiva demanda de pantallas y tarjetas de memoria. El ejecutivo aseguró que la empresa se enfrenta a una “crisis sin precedentes” a pesar del éxito financiero.

Kwon surgió como el rostro público de Samsung Electronics después de que Jay Y. Lee, nieto del fundador de la compañía, fuera detenido por cargos de corrupción y luego sentenciado a cinco años de prisión en agosto, en medio de un escándalo que provocó la remoción de la presidenta de Corea del Sur.

Mientras los últimos resultados financieros muestran que las distintas unidades de negocio de Samsung operan sin problemas, eso mismo es lo que podría representar un gran riesgo para Kwon, afirmó Park Ju-gun, que analiza ejecutivos de grandes empresas en CEOSCore.

“Nadie quiere ser el jefe de Samsung Electronics en un momento como este, es demasiado arriesgado, esto pone a esa persona en conflicto con la familia controladora. Solo cuando se está en las sombras se puede cumplir con el rol apropiadamente”, explicó Park.

Los resultados finales normalmente son publicados dos semanas después. Las acciones de Samsung cayeron menos de un 1% en Seúl. En lo que va del año han avanzado más del 50%.

Kwon, un ingeniero de semiconductores que cumplió 65 años, se ha reunido con el presidente Moon Jae-in y atendido eventos en el país y en el exterior desde que Lee fue detenido en febrero bajo cargos de corrupción. La empresa anunció que Kwon renunciará al directorio en marzo del próximo año, cuando concluye su periodo.

“A medida que enfrentamos una crisis interna sin precedentes, creo que es tiempo para una renovación de la empresa, con un nuevo espíritu y un liderazgo joven, para responder de mejor manera a los desafíos de una industria de tecnologías de la información que cambia rápidamente”, dijo Kwon en un comunicado.

Samsung ha tenido una larga tradición de crisis internas incluso en buenos periodos para el negocio. El presidente Lee Kun-hee, quien transformó la compañía de un fabricante de copias de productos a un líder tecnológico global, dijo en 2010 que Samsung estaba entrando en una “crisis real”, después de que la empresa anunciase un récord anual de ventas.

Mark Newman, analista sénior de investigación en Sanford C. Bernstein dijo que los principales adjuntos de Kwon, el presidente J.K. Shin, quien está a cargo de los productos móviles; o Kim Ki-nam, presidente del negocio de semiconductores de Samsung, podrían estar en la línea de sucesión.

Samsung Electronics es la joya de la corona de un conglomerado de unas 60 unidades de negocio que venden seguros de vida, barcos cargueros o vestuario.



Ver comentarios