Round final en pelea por aguacate
“Costa Rica tiene el derecho a tomar las medidas necesarias para proteger su patrimonio fitosanitario”, Juan Rafael Lizano, presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria. Esteban Monge/La República
Enviar

La pelea del aguacate entra en una etapa decisiva en la que Costa Rica deberá proponer una solución a la queja planteada por México ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El 8 marzo anterior autoridades aztecas solicitaron ante la OMC la apertura de un proceso de consultas para encontrar una solución a la prohibición al ingreso de aguacate de ese país a suelo tico desde mayo de 2015.

Costa Rica posee menos de 60 días para plantear sus argumentos ante la presentación mexicana y proponer una solución. De no ser satisfactoria la propuesta, podríamos enfrentar nuestra primera sanción comercial en la historia.

No solo se trata de una situación incómoda, sino también de una mancha que podría tatuarse en la imagen internacional del país.



Actualmente el proceso se encuentra en fase de consultas en la que se busca que ambos países lleguen a una solución de mutuo acuerdo.

En apariencia, la solución aparece enmarcada en un cuadro binario en el que o se derriba la medida fitosanitaria que prohíbe el ingreso del producto y “aquí no ha pasado nada” o se prosigue la disputa para que un panel de especialistas de OMC lo resuelva.

Costa Rica afirma que el producto mexicano ingresa con “la mancha del sol”, un virus que afecta la calidad del producto, tanto a nivel estético como de sabor y que podría contagiar a la producción nacional.

“Los técnicos del Servicio Fitosanitario del Estado demostraron que el aguacate importado de México contiene el virus de la “mancha del sol” y Costa Rica está libre de esta enfermedad” dijo Juan Rafael Lizano, presidente de la Cámara Nacional de Agricultura e Agroindustria.

En la acera de enfrente, México afirma que no existe ningún riesgo de que su producto contagie al nacional, lo que despierta sospechas de si no se trata de una medida destinada a proteger a los productores nacionales.

En el centro de la disputa quedan los consumidores que se ven obligados a pagar un mayor precio.

Al considerar el precio de importación, el aguacate chileno, aquel que reemplazó en gran parte al mexicano, tiene un costo de $2,8 por kilogramo, mientras que por el mexicano, considerando la variación en otros mercados durante 2016, se estarían pagando $2,2.

La situación, que ya se ha dilatado dos años, representa la primera vez en la historia que el país ocupa el sitio de los acusados ante la OMC.

La lógica lleva a pensar que entre ambos países se consensuará una solución que satisfaga a ambas partes y evite dejar marcado el record “de agencia” que posee el país en materia de comercio internacional.

Pero si esto no fuera así y la OMC dictaminara que Costa Rica incurrió en una violación de la normativa internacional el país podría enfrentar dos tipos de sanciones.

La OMC podría obligar a Costa Rica a otorgar medidas compensatorias, es decir ventajas arancelarias que compensen el daño sufrido por México.

Si no hubiera acuerdo, México podría imponer sanciones comerciales a productos costarricenses e incluso suspender el ingreso temporal de algunos de ellos, lo que tendría un impacto en el sector exportador.

Hay que señalar que toda sanción que el país pudiera recibir deberá ser proporcional al daño recibido por México.

Más allá de esto, se traza una mancha en la trayectoria, hasta ahora inmaculada, de Costa Rica en el mundo y este tipo de cuestiones en el universo comercial y la inversión tiene más peso del que muchas veces se cree.

También es razonable pensar que dentro del terreno del comercio mundial pueden generarse roces y disputas y que la discusión por un producto no puede opacar el desempeño internacional del país, que se caracteriza por el continuo cumplimiento de la normativa internacional.

Opiniones encontradas

Expertos nacionales señalan que una sanción de la OMC sería un pésimo antecedente para la imagen del país, mientras que desde el gobierno y la Cámara Nacional de Agricultura ponen paños fríos a esta cuestión

Juan Rafael Lizano
Presidente
Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria

Este no es un tema comercial, como algunos lo han querido enfocar, sino un tema absolutamente técnico.
Los técnicos del Servicio Fitosanitario del Estado demostraron que el aguacate importado de México contiene el virus de la “mancha del sol” y que Costa Rica está libre de esta enfermedad.
El país tiene el derecho a tomar las medidas necesarias para proteger su patrimonio fitosanitario.

Alexánder Mora
Ministro
Comex

Costa Rica ejercerá una adecuada defensa de sus intereses comerciales, de conformidad con los compromisos internacionales adquiridos.
Nuestro país importa más de 7 mil productos de más de 175 países. Tener una discrepancia con uno de ese enorme universo no debe significar impacto negativo a la imagen del país y menos a la marca país.

Rolando Laclé Castro
Presidente
Consortium Legal

En caso de que se demuestre que hubo un incumplimiento de los acuerdos internacionales y Costa Rica no adopte las medidas para reparar esta situación, otros socios comerciales podrían dudar que nuestro país sea un destino seguro para colocar sus bienes, ya que se estaría sentando un precedente de incumplimiento a los acuerdos comerciales existentes.

Mauricio Salas
Socio
BLP Legal

Costa Rica nunca había tenido una demanda en contra en la OMC, manteniendo un récord perfecto, que muchos de sus socios comerciales no tienen. Había sido muy exitosa, e inclusive pionera, precisamente peleando restricciones arbitrarias a productos costarricenses en el exterior. Ese record perfecto e intachable reputación se perdió con el absurdo caso del aguacate.

Elías Soley
Vicepresidente
AmCham

Un fallo contrario a los intereses de Costa Rica, produciría un impacto directo a la imagen del país, ya que se le podría considerar como una nación que aplica prácticas restrictivas de comercio, que no se apegan a las normas fitosanitarias de la OMC. Sería muy lamentable que se considere que Costa Rica aplicó una medida sin ningún fundamento científico y sus actuaciones sean consideradas arbitrarias e ilegales.

Daniel Alpízar
Especialista en Comercio Internacional
Dentons Costa Rica

Desde que se creó la OMC, nuestro país participó activamente en arbitrajes internacionales, pero nunca como demandado.
Nuestra imagen país se empañó con la medida aplicada al aguacate mexicano. Costa Rica genera referencias positivas en el ámbito de comercio exterior, hasta ahora que por primera vez tienen algo negativo para decir de nuestro país. Si no acatamos las recomendaciones de la OMC, debilitamos su sistema, y los más afectados seremos nosotros mismos.

Carolina Palma
Abogada Asociada Senior
Pacheco Coto

Este es el primer arbitraje que enfrenta Costa Rica como demandado en su historia. Esto evidentemente deja una huella negativa a nivel internacional por haber sido Costa Rica anteriormente un país ejemplar en la aplicación de la normativa y defensor del comercio internacional. Causa un impacto negativo en la marca Costa Rica e inevitablemente crea una sombra en la relación comercial con México.

Consumidores en el medio

Mientras se resuelve la disputa, el precio de importación del aguacate se ha encarecido al tener que reemplazar el producto mexicano por el de origen chileno y peruano (cifras en dólares por kilogramo).

201703291831500.530.jpg

Fuente: Cálculos propios con base en Procomer y Census

Ver comentarios