Pedro Oller

Pedro Oller

Enviar
Martes 25 Septiembre, 2012


Romney


En Costa Rica pasó desapercibido un vídeo en el que el candidato republicano Mitt Romney se retrata de cuerpo entero. Invitado por el financista Marc Leder a dirigirse a comensales que donaron esa noche $50 mil cada uno a su campaña, Romney respondió a la pregunta de cómo ganar la elección así:
“Hay un 47% del electorado que votará por el presidente, sin importar qué pase. Un 47% que está con él, que depende del gobierno, que se cree víctima, que cree que el gobierno tiene la responsabilidad de atenderle, que cree tener derecho a la atención en salud, a la comida, al techo, a lo que ustedes quieran. Que todo esto es un derecho. Y que el gobierno debe proporcionárselo. Y que votará por este presidente no importa lo que pase (…) Esta es gente que no paga impuesto de renta. Por lo que nuestro mensaje de impuestos más bajos no conecta con ellos. Y mientras tanto, él seguirá concentrándose en los recortes a los impuestos que pagan los ricos. (…) Mi trabajo no es preocuparme por esa gente. Nunca los convenceré que deben hacerse personalmente responsables y preocuparse de sus vidas. Lo que debo hacer es convencer al 5% o 10% en el centro que son independientes, que son pensantes, que ven el voto de una u otra forma dependiendo en algunos casos de las emociones (…)”
La filmación pasó inadvertida hasta que se convirtió en un fenómeno viral en las redes sociales y medios de comunicación, ha concentrado la atención de una campaña por demás aburrida.
Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía 2001, escribía en el periódico USA Today bajo el sugerente título “Las falacias de la lógica Romney” seis premisas básicas: (1) La ironía es que es gente como Romney quienes se aprovechan: Los impuestos que ha declarado y pagado (como porcentaje de su ingreso reportado) son muy inferiores a los de quienes tienen substancialmente menores ingresos. (2) Incluso quienes no pagan impuesto de renta pagan otros impuestos, como por ejemplo planilla, ventas o de propiedad. (3) Muchos de quienes reciben beneficios son los jóvenes, proveerles educación y salud son inversiones a futuro. Los Estados Unidos es el país con la menor igualdad de oportunidad de cualquiera de los otros países del primer mundo. (4) Un sistema eficiente de seguridad social es parte importante de cualquier sociedad moderna y necesario para que los individuos asuman riesgos. (5) Muchos de quienes están abajo, quienes dependen tanto del Estado, están ahí en parte porque el Estado les ha fallado. Falló en darles las herramientas para ser productivos, para ganarse la vida. Falló en evitar que los bancos se aprovecharan de ellos mediante créditos depredadores y prácticas abusivas en tarjetas de crédito. Falló en dejar que las escuelas privadas limiten sus aspiraciones mediante la educación. (6) Por último, somos una comunidad y las comunidades deben ayudar a los menos afortunados. Si el sistema económico deriva en altas tasas de desempleo y asistencia estatal, el Estado debe entonces asegurarse que se generen los empleos necesarios y que estos paguen lo requerido para poder vivir.
Costa Rica merece también hacer un autoexamen y entrar en esta discusión. Romney representa mucho del desarrollo que hemos tenido estos años. Stiglitz, mucho de lo que éramos. Entre ambas posiciones, ¿lograremos encontrarnos?

Pedro Oller