Enviar

Fondos
Riesgo no sistemático o diversificado

Toda inversión conlleva un riesgo y de esto no están excluidos los fondos de inversión que enfrentan dos tipos de variantes en esta materia: el riesgo sistemático o no diversificado y el riesgo no sistemático o diversificado.
En otros comentarios nos hemos referido al riesgo sistemático o no diversificado, insistiendo en factores del entorno de carácter económico y político, tanto para el país donde opera el fondo como en lo relacionado con la dinámica del mercado internacional.
Para esta oportunidad nos vamos a extender en el riesgo no sistemático o diversificado, que comprende el riesgo relacionado directamente con el emisor de los títulos que conforman la cartera del Fondo, así como su administración. En este tipo de riesgo tenemos tres grandes áreas:

1. Riesgo de crédito o solvencia del emisor: referido a la eventualidad de que uno de los emisores de algunos de los títulos que conforman el fondo no pueda hacer frente a sus obligaciones, con lo que el patrimonio del Fondo se vería afectado negativamente y el inversionista perdería parte de sus ahorros,
2. Riesgo de concentración: el cual corresponde a la compra mayoritaria de títulos por parte del Fondo, en un sector que con el tiempo advierta problemas en su nivel de actividad económica o en su capacidad para cancelar las obligaciones. En este caso el Fondo experimentaría problemas para recuperar lo invertido y el inversionista, eventualmente, perdería sus ahorros.
3. Riesgo de recompra: se refiere a operaciones asociadas a la posibilidad de que el comprador a plazo no cumpla con las condiciones originalmente pactadas para la recompra, con lo que el Fondo y el inversionista estarían frente a una situación como las anteriores.
Es importante subrayar que el prospecto contiene información que le puede ayudar para informarse sobre otros riesgos relacionados con la naturaleza del Fondo en que usted participa.

Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]

Ver comentarios