Enviar
Lunes 13 Noviembre, 2017

Revolución 4.0 acelera la educación

Costa Rica ocupa el segundo lugar, después de Chile, entre los países de América Latina y el Caribe y el número 54 en la lista del Índice Mundial de Innovación 2017, elaborado conjuntamente por la Universidad Cornell de Estados Unidos, la escuela de negocios INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Este dato es sumamente importante para nuestro país y nos invita a reflexionar. La innovación es el transporte al futuro y a la revolución 4.0, es una acción que se expande aceleradamente hacia nuevas oportunidades en todos los ámbitos. A través de ella viajamos al mundo de Internet de las cosas y de las tecnologías de punta, a las fábricas inteligentes, a la robótica en entornos productivos, y en general a la convergencia y conexión de distintas tecnologías y sectores de la sociedad.

El gurú en transformación digital, Mikel Arbeloa, afirma que “el cambio viene, es imposible de parar y no se puede mirar para otro lado porque nos jugamos el futuro. No se trata de cómo nos resistimos a esto sino de cómo nos adaptamos”.

Esta cuarta revolución industrial no viene a cambiar lo que somos, sino lo que hacemos, el objetivo del ser humano siempre es innovar, crear y progresar continuamente, por lo tanto, nosotros somos los que controlamos los recursos, los que orquestamos a la tecnología. Se cree que la robótica va a eliminar muchos empleos, pero en realidad no se trata de esto, sino de preguntarnos: ¿Cuáles son las carreras profesionales del futuro? Esta pregunta nos la debemos hacer los que día a día trabajamos por la educación profesional apuntando siempre hacia la innovación y a las nuevas tendencias.

Recientemente en el Instituto Nacional de Aprendizaje inauguramos un Centro de Manufactura Integrada por computadora que es un laboratorio técnico que simula procesos industriales mediante alta tecnología. También inauguramos un laboratorio de energías renovables, donde los estudiantes podrán capacitarse en temas de energías limpias. La innovación, tecnología y el medio ambiente son prioridad para la institución.

La modernización en las aulas es la clave, la educación debe ir más rápido que la revolución, en algunos países las instituciones educativas están ofreciendo carreras que aún no tienen oferta laboral, porque trabajan sus diseños curriculares con prospección, con la certeza de que estos puestos de trabajo se crearán en los próximos años.

El reto es adquirir nuevas habilidades y nuevos conocimientos. Internet de las cosas ha permitido la conectividad entre máquinas, dispositivos y personas, abriendo caminos hacia la industria inteligente. La conectividad es la mayor ventaja, estamos cada vez más cerca, sin importar las distancias.

Costa Rica debe reflejar ese segundo lugar de la lista de países más innovadores de América Latina y el Caribe y llevarlo a la formación técnica profesional preparando a sus estudiantes con prospectiva en las carreras del futuro.

Actualmente en el INA trabajamos con diferentes acciones para modernizar la institución e innovar dirigiéndonos hacia la cuarta revolución industrial. Invito a mis colegas a trabajar en conjunto con las instituciones del sector educativo para que a corto y mediano plazo no solo ocupemos el segundo lugar, sino el primero en innovación y en educación futurista.

Por Minor Rodríguez Rodríguez, presidente ejecutivo del INA