Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Rescate de Citigroup traza nuevo curso de salvamento en EE.UU.

| Miércoles 26 noviembre, 2008



Rescate de Citigroup traza nuevo curso de salvamento en EE.UU.


EE.UU.
El rescate financiero de emergencia que el Gobierno de Estados Unidos prevé para Citigroup Inc. ofrece un nuevo modelo para el salvamento de bancos: asegura explícitamente contra pérdidas por activos tóxicos, y los contribuyentes pagan la factura.
El plan para Citigroup extiende el compromiso federal más allá del marco previo de inyecciones de capital por parte del Tesoro y créditos de la Reserva Federal. Ahora Estados Unidos es socio en el desempeño de préstamos y títulos inmobiliarios por valor de $306.000 millones, compartiendo pérdidas superiores a $29.000 millones sobre las que probablemente sean algunas de las peores tenencias de Citigroup.
“Todo el mundo va a recibir ayuda ahora”, dijo Eric Hovde, director de inversiones en Hovde Capital Advisors, que gestiona $1.000 millones en acciones de servicios financieros. “¡El problema es tanto más grande y profundo de lo que entendieron la Fed y el Tesoro!”
Los contribuyentes probablemente corran mayor riesgo con el nuevo patrón, que podría ser usado para ayudar a más compañías a medida que las amortizaciones de deuda sigan subiendo, dijeron analistas.
“Habrá que evaluar cada situación individualmente, pero obviamente podremos aprovechar nuestras experiencias a medida que avanzamos en estos asuntos del sistema financiero”, dijo la portavoz del Tesoro Brookly McLaughlin.
La crisis de Citigroup cobró mayores proporciones a medida que la compañía tenía que incorporar a su balance general una cantidad de divisiones especiales creadas para invertir en títulos valores más arriesgados. Las acciones del banco neoyorquino perdieron 60 por ciento de su valor la semana pasada, y recuperaron parte de ese terreno ayer después del rescate gubernamental. Otros organismos crediticios siguen vulnerables.
Wells Fargo & Co. está absorbiendo Wachovia Corp., el banco que los reguladores obligaron en septiembre a fusionarse en medio de pérdidas en su cartera de préstamos para la vivienda que crecían a partir de $120.000 millones. Bank of America Corp. ha adquirido tanto Countrywide Financial Corp., otrora el mayor prestamista hipotecario independiente, como Merrill Lynch & Co., el operador de títulos valores lastrado con pérdidas por $24.000 millones. Morgan Stanley se hundió casi un tercio en los tres últimos meses.
Otros bancos van a “presentarse” y pedir el acuerdo de Citigroup, predijo Joseph Mason, profesor en la Universidad Estatal de Luisiana en Baton Rouge que antes trabajó en la Oficina del Controlador de la Moneda del Tesoro.
El plan de compartir pérdidas es otro giro en la saga del Programa de Alivio de Activos en Problemas de $700.000 millones que gestiona el secretario del Tesoro Henry Paulson. Desde que el plan de rescate fue aprobado por el Congreso y puesto en vigor el mes pasado, Paulson ha sido criticado por legisladores y otros por no tener un diseño claro para el uso del dinero. El presidente electo Barack Obama se unió al coro ayer.
Ha habido “confusión en cuanto a cuál podría ser la dirección general” de los planes del Gobierno de Bush”, dijo Obama en una conferencia de prensa en Chicago. Al mismo tiempo se comprometió a “cumplir los compromisos” del equipo saliente.
“El modelo es que no hay modelo”, dijo V. Gerard Comizio, socio primero en la práctica bancaria del estudio jurídico Paul, Hastings, Janofsky & Walker en Washington. “Es un plan de batalla improvisado”.
Según los términos del acuerdo, Citigroup cubrirá los primeros $29.000 millones de pérdidas antes de impuestos con los activos de $306.000 millones, además de reservas que ya ha apartado.
Citigroup aceptará 10 por ciento de las pérdidas que superen ese monto, y el Gobierno será responsable del 90 por ciento. El Tesoro está segundo en la línea, y la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC por su sigla en inglés) es la tercera y absorberá hasta $10.000 millones. Si la cartera se hunde aún más, la Fed interviene con un préstamo para los activos restantes.
Las autoridades estadounidenses actuaron cuando el segundo banco de Estados Unidos por activos tocó $3,05, el menor precio de la acción desde 1992, amenazando la confianza entre sus depositantes y garantes. Citigroup ya había recibido una ayuda de $25.000 millones en el marco del programa de inyecciones de capital por valor de $250.000 millones que gestionaba Paulson.
“El Tesoro y la Fed hacen lo que pueden para mantener las piezas unidas, y no ha sido fácil”, dijo Martin Regalia, economista jefe en la Cámara de Comercio de Estados Unidos, que representa 3 millones de empresas. “Si no mantenemos en funcionamiento el sistema financiero, eso impondrá al público estadounidense costos que serán realmente palpables”.