Requisitos sacan del ring a dos precandidatos del PUSC
A Miguel Carabaguíaz le hicieron falta cuatro meses más de militancia política en el PUSC, para cumplir con el requisito de dos años de estar en el partido. Gerson Vargas/La República
Enviar

Los requisitos sacaron del ring a dos precandidatos del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

Se trata de Miguel Carabaguíaz, expresidente del Incofer, que se retiró oficialmente de la contienda y el joven Gerald Murray, quien ayer aún luchaba legalmente por mantener sus aspiraciones políticas con vida.

Al cerrarse este lunes el periodo de inscripción, únicamente Rafael Ortiz y Rodolfo Piza habrían cumplido con todos los requisitos, por lo que la elección interna se definiría entre ellos el 4 de junio.



En el caso de Carabaguíaz, él no presentó ante al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), un reclamo para flexibilizar la obligación de tener al menos dos años de militancia en las tiendas rojiazules.

Sin embargo, sí fue crítico sobre la forma como se condujo el proceso de elección interna en el PUSC, dando a entender que hubo un interés por parte de las autoridades del partido por limitar la participación electoral.

“Creo que un partido que está en crecimiento como la Unidad, debe abrir y facilitar espacios para todos aquellos que quieran formar parte de él y especialmente a aquellos que desde hace muchas décadas hemos militado en él”, concluyó Carabaguíaz.

Mientras tanto, el otro precandidato, Gerald Murray, luchaba ayer por inscribirse al presentar un reclamo ante el órgano electoral para disminuir la cuota de inscripción de ¢40 millones y al mismo tiempo, la cantidad de años necesarios para ser candidato presidencial.

El joven político pidió al TSE congelar la elección interna del 4 de junio y de no salirse con la suya ante el TSE, está dispuesto a acudir a la Sala Constitucional.

“La democracia no tiene precio y nos duele en el alma que unos cuantos políticos impongan esas cuotas millonarias con el único objetivo de segregar la participación política. Un monto de esa naturaleza solo puede ser costeado por aquellos que están amarrados a grandes empresas”, dijo Murray.

Tanto Ortiz como Murray no están dispuestos a pagar las deudas de la campaña electoral de 2014, que dejó el entonces aspirante Rodolfo Piza, sobre todo, porque este no ha abandonado su sueño de ser presidente de la República.

Los pasivos ascienden a más de ¢120 millones, de acuerdo con los precandidatos quejosos.

El TSE ya acogió para su estudio un reclamo presentado por Ortiz, mientras que aún está en fase de revisión el que presentó Murray.

Sin embargo, el órgano electoral podría fallar en contra de los quejosos, ya que en otras ocasiones ha considerado que los partidos son grupos autónomos, que fijan sus propias condiciones de participación.

En este caso en particular, la decisión fue tomada por el comité ejecutivo, al que perteneció Piza hasta finales de enero como secretario general, mientras que en los primeros días de febrero, se definió el monto.

Un aspecto que molesta considerablemente a los rojiazules es el hecho de que los otros partidos considerados grandes como Liberación Nacional y el Partido Acción Ciudadana, están cobrando a sus aspirantes presidenciales ¢25 millones y ¢2,3 millones respectivamente, para participar de sus contiendas internas.

En todos los casos, se trata de procesos abiertos, en los cuales cualquier ciudadano podrá participar con solo presentar su cédula de identidad vigente.

Molestos

El proceso de inscripción en el PUSC ya dejó heridas a lo interno de la agrupación rojiazul.

Miguel Carabaguíaz
Exprecandidato
PUSC

Es vital que se abran los espacios de participación a todos los niveles.
De mi parte seguiré luchando por que así sea.
Creo que un partido que está en crecimiento como la Unidad, debe abrir y facilitar espacios para todos.

Gerald Murray
Exprecandidato
PUSC

Queremos que la Asamblea Nacional del partido defina sobre estos importantes temas y no una cúpula partidaria que tiene como objetivo impulsar una candidatura.
He presentado un reclamo ante el TSE y de ser necesario, iremos a la Sala IV.

Ver comentarios