Precandidatos del PUSC no quieren pagar factura de Piza
Rodolfo Piza fue candidato del PUSC en la campaña de 2014 y ahora pretende ser nuevamente aspirante por esa agrupación política. Gerson Vargas/La República
Enviar

Los precandidatos del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), no están dispuestos a pagar las deudas de la campaña electoral de 2014, que dejó el entonces aspirante Rodolfo Piza, sobre todo, porque este no ha abandonado su sueño de ser presidente de la República.

Para Rafael Ortiz y Miguel Carabaguíaz, aspirantes rojiazules, sería injusto que se les cobre una cuota de ¢40 millones para financiar la convención interna que se realizará el 4 de junio, y de paso, pagar por la factura que dejó Piza.

Los pasivos ascienden a más de ¢120 millones, de acuerdo con los precandidatos quejosos, y quienes advierten que de mantenerse la cuota, es posible que alguien decida renunciar a su sueño de llegar a Zapote.

Ante esta situación, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), ya acogió para su estudio un reclamo presentado por Carabaguíaz, Ortiz y Gerald Murray, el otro precandidato del partido.

Sin embargo, el órgano electoral podría fallar en su contra, ya que en otras ocasiones ha considerado que los partidos son grupos autónomos, que fijan sus propias condiciones de participación.

En este caso en particular, la decisión fue tomada por el Comité Ejecutivo, al que perteneció Piza hasta finales de enero como secretario general, mientras que en los primeros días de febrero, se definió el monto.

“La deuda que hoy tiene el PUSC por unos ¢120 millones se generó en otro proceso electoral, en el que casualmente, el señor Piza fue el candidato, por eso, consideramos impropio que se pretenda pagar ese pasivo, obligando a los precandidatos a cubrir lo gastado por otros en publicidad y actividad proselitista. La convención venidera es otro proceso aparte”, dijo Ortiz.

Para oponerse, los precandidatos han alegado al TSE que la cuota de inscripción es prohibitiva, no solo para los candidatos presidenciales, sino también para los dirigentes distritales.

Esto, porque se trata en la mayoría de los casos de personas de escasos recursos, que se les está cobrando unos ¢35 mil por distrito, por lo que en un cantón como Tibás por ejemplo, un candidato tendría que desembolsar unos ¢235 mil para estar en todas las papeletas.

“Lo que se pretende en un partido como el PUSC, es que crezca y más personas vengan a nosotros. No queremos ser un partido de ricos, sino representar a más gente. La idea es que la personas escojan y tengan el derecho a ser escogidos, lo cual, no se logra con esa cuota de ¢40 millones”, aseveró Carabaguíaz.

Un aspecto que molesta a los rojiazules, es el hecho de que otros partidos considerados grandes como Liberación Nacional y el Partido Acción Ciudadana, están cobrando a sus aspirantes presidenciales ¢25 millones y ¢2,3 millones respectivamente, para participar en contiendas internas.

En todos los casos, se trata de procesos abiertos, en los cuales cualquier ciudadano podrá participar con solo presentar su cédula de identidad vigente.

Se trató de conocer la opinión de las autoridades del PUSC, pero no fue posible ubicarlas en sus teléfonos celulares.

Diferencias

A pesar de que los principales partidos realizarán elecciones abiertas, en las cuales podrá votar cualquier ciudadano, las cuotas de inscripción para los precandidatos varían considerablemente (cifras en millones de colones).

Partido Inscripción Convención
Acción 2 9 de julio
Liberación 25 2 de abril
Unidad 40 4 de junio

Fuente Partidos

Popularidad

Rodolfo Piza es el precandidato del PUSC que cuenta con más opiniones favorables, no obstante, las distancias con otros son cortas (cifras en porcentaje).

Precandidato 2017 2016 2015
Miguel Carabaguíaz 15 19 -*
Rafael Ortiz 23 21 11
Rodolfo Piza 29 26 37

*No registra

Fuente CID Gallup, enero 2017

Ver comentarios