Republicanos evaluarían enfoque híbrido de reforma tributaria
Los críticos advierten que los cambios temporales no impulsarán el grado de crecimiento económico al que apuntan el presidente Donald Trump y los líderes del Congreso. Bloomberg/La República
Enviar

A los republicanos les cuesta conseguir la aprobación de una gran reforma tributaria que no aumente el déficit federal y están considerando una suerte de compromiso: combinar revisiones permanentes con reducciones de impuestos temporales a empresas y particulares.

Miembros de las comisiones de impuestos del Senado y la Cámara de Representantes hablan con la Casa Blanca sobre un enfoque híbrido que combinaría unos cambios permanentes al código tributario para desalentar el traslado de ganancias al exterior por parte de empresas con unos impuestos más bajos durante una serie de años, según personas familiarizadas con el tema.

Mezclar y combinar las propuestas, hacer algunas permanentes y temporales otras, podría ser una posible solución para los líderes del Partido Republicano que quieren usar un proceso presupuestario conocido como reconciliación para evitar que los demócratas del Senado bloqueen la legislación tributaria. Esa opción limita el alcance de la ley porque exige que todo cambio de impuestos que incremente el déficit del país a largo plazo tuviera que expirar.

El enfoque combinado ha emergido en tanto el Gobierno y los miembros del Congreso evalúan los efectos de distintas propuestas. “Es lo mejor de ambos mundos”, dijo Daniel Clifton, un exmiembro de un grupo de presión tributario que participó en las negociaciones de la reducción de impuestos durante la gestión del expresidente George W. Bush en 2001.

Los críticos advierten que los cambios temporales no impulsarán el grado de crecimiento económico al que apuntan el presidente Donald Trump y los líderes del Congreso.

Un plan híbrido no es una idea nueva, pero podría estar cobrando fuerza ahora que se ha eliminado de las negociaciones tributarias el polémico impuesto de frontera (BAT por la sigla en inglés). Se estimaba que el BAT generaría más de $1 billón de ingresos durante una década. Sin ese gravamen, es necesario encontrar otras fuentes de ingresos para compensar las reducciones de impuestos, si la idea es que los cambios sean permanentes.

Asesores de la Casa Blanca y los principales líderes del Congreso dijeron el mes pasado que su plan “prioriza la permanencia”, pero algunos han dado indicios de cierta apertura a cambios a menor plazo. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, lo resumió en una audiencia en mayo: “Permanente es mejor que temporal, y temporal es mejor que nada”.

Paul Ryan, el presidente de la Cámara de Representantes, ha dado muestras de mayor resistencia y ha apoyado que la reducción impositiva para las empresas sea permanente, según una de las personas familiarizadas con las negociaciones.

“De acuerdo con nuestra declaración conjunta, hacemos hincapié en la permanencia, pero aún no se han tomado decisiones”, dijo en una declaración Natalie Strom, portavoz de la Casa Blanca.


Ver comentarios