Logo La República

Jueves, 28 de octubre de 2021



NOTA DE TANO


Repasen manual para atacar en grupo

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Lunes 11 octubre, 2021

Oscar Duarte, escudo en la nariz de Navas

La Selección Nacional se da el lujo de contar con uno de los mejores porteros del mundo: Keylor Navas y eso suma y pesa.

Lo llaman “El Halcón” porque vuela seguro y alto. Y así voló, en el cierre del juego ante Honduras para desviar el remate potente de Kevin Arriaga que iba a la red, destino final que probablemente hubiese acercado a la Tricolor, más a la eliminación que al repechaje, en la octogonal de Concacaf.

Unos metros delante de Navas juega Oscar Duarte, legionario de alto nivel competitivo, pues como defensor titular del Levante, equipo de zona baja de la tabla en España, enfrenta a zonas ofensivas que obligan a la excelencia defensiva.

Francisco Calvo, el otro defensa central de la Tricolor, es quizá el compatriota más destacado en la MLS.

Este tridente: Navas, Duarte y Calvo es lo mejor de nuestro equipo. En la octogonal, Ricardo Blanco tomó el puesto de Christian Gamboa y no ha desentonado medio minuto, mientras Rónald Matarrita y Bryan Oviedo se alternan en la franja izquierda.

Lea más: Suárez huye del cambio y se aferra a lo conocido

Contra Honduras, el técnico Luis Suárez planificó un 5-2-2-1, metió a Kendall Waston en la retaguardia, una pareja de volantes centrales: Tejeda y Celso y dos hombres a los costados de Jonathán Moya: Joel Campbell y Johan Venegas.

Pero, en San Pedro Sula, se repitió el accionar de la Tricolor ante Jamaica. Luces altas en el arranque, pero luego la velita se va apagando y termina bajo la bota del rival.

Entonces se rompen los circuitos, porque el dominio abrumador del adversario, tira atrás a los carrileros, Blanco y Matarrita, mete en retaguardia a Borges y Yeltsin y se cortan las conexiones con los hombres de ataque.

Ya Blanco no se conecta con Joel, ni Matarrita con Venegas, de ahí que las variantes de Suárez, bien intencionadas al meter a Luis Díaz y Jimmy Marín, no surtieron efecto, pues la estructura del equipo estaba partida en dos.

Lea más: Luis Fernando Suárez se bloqueó

Campbell pasó a jugar de nueve, pero quedó aislado y atrapado, dado que Díaz y Marín no recibieron balones, al quedar desconectados de los generadores de fútbol.

Escribimos sin conocer el resultado de Costa Rica y El Salvador, pero, sin importar el marcador, el técnico Suárez tiene que ver qué se inventa para que la Selección ataque en bloque, porque de las ocho selecciones en competencia, la nuestra es la más floja y débil en ofensiva pues no ataca en grupo, de ahí lo difícil que se le hace conectarse con los cordeles del enemigo.

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.