Rentabilidad sostenible, el reto actual
La empresa está en constante crecimiento, pero este no va de la mano con el impacto ambiental que al contrario cada vez es menor, explicó Alonso Moya, gerente de Planta de Unilever. Esteban Monge/La República
Enviar

Perfil Empresarial: Ambiente

Rentabilidad sostenible, el reto actual

Mayor interés de empresas en ambiente suma puntos a sostenibilidad país

Optar por una operación sostenible es una meta que cada vez más empresas persiguen, lo que implica que hoy sea más importante que los repuntes en la rentabilidad del negocio vayan de la mano con un menor impacto ambiental.

201308142309460.pag22.jpg
Aportar al ambiente es requisito para ingresar a algunos mercados en Europa.
Además, una mayor preocupación de las empresas por el ambiente aporta a la cifra país para mejorar los índices de contaminación.
Empresas como Unilever, Florida Bebidas y Vicesa son ejemplos de una búsqueda de sostenibilidad y rentabilidad en conjunto.
Duplicar el tamaño del negocio reduciendo el impacto ambiental es parte del plan de Unilever.
La compañía aumentó ganancias en £11 mil millones en dos años desde la implementación de su plan de sostenibilidad, explicó Guillermo de la Torre, director de Comunicaciones Corporativas de Unilever para Middle Americas.
Reducir el consumo de agua en un promedio anual de 48 mil m³ de agua es uno de los logros.
La emisión de CO2 y el consumo de energía disminuyeron en 14%, y todas sus materias primas provienen de fuentes sostenibles.
Por su parte, Florida Bebidas recicla la mitad de los envases que coloca en el mercado y fue la primera en convertirse en agua neutral en la región, el año pasado.
En temas de reciclaje una empresa que lleva las de ganar es Vicesa, responsable de reciclar 29 mil toneladas métricas al año, lo cual reduce su huella de carbono en 5.400 toneladas métricas de CO2e.
El esfuerzo incluye el reciclaje y la generación de empleos sustentados en un mercado creciente, precisó Alexander Mata, coordinador corporativo de Reciclaje de VICAL.
En tanto, la tendencia de apostar nace también por requerimientos internacionales.
Por ejemplo, para 2020 en Holanda solo productos elaborados de modo sostenible en el sector piña podrán ingresar a ese país, esto como parte de las regulaciones de la Unión Europea para que importaciones también colaboren en la baja de emisiones de carbono.
Más preocupación de las empresas por ser sostenibles ayuda a una Costa Rica más verde.
En el último año bajaron los niveles de contaminación en el país, y está entre los de menores índices de CO2. Es así como ocupó un puntaje del 4,69%, en el World Economic Forum de 2012-2013.
Sin embargo, aún faltan mejoras para superar a países como Panamá.

María Fernanda Cisneros
[email protected]

Ver comentarios