Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Relaciones diplomáticas con Cuba

Nuria Marín [email protected] | Lunes 23 marzo, 2009


Creciendo [email protected]
Relaciones diplomáticas con Cuba

Nuria Marín

La decisión del Gobierno de Costa Rica de reestablecer relaciones diplomáticas con Cuba es acertada. Se trata de un paso necesario y acorde con los nuevos tiempos y realidades geopolíticas. Con la decisión tomada validamos el llamado que en 1998 hiciera el santísimo padre Juan Pablo II durante su visita a Cuba, de… “que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba”.
Luego de la caída del muro de Berlín, vivimos en un mundo donde lo ideológico cede espacio al pragmatismo político, lo que nos permite tener una política exterior más abierta y de diálogo. El más reciente ejemplo de esa nueva visión pragmática, es el establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Popular China.
Esto en modo alguno significa una renuncia o debilitamiento de dos de los principios esenciales de la política exterior costarricense, como lo son la defensa y promoción de la democracia y los derechos humanos. Tampoco significa una renuncia a nuestra aspiración de que el pueblo cubano avance a la libertad y la democracia.
El mundo se encuentra inmerso en una de las peores crisis económica y financiera, a la que se unen nuevos desafíos como el aumento de pobreza e inequidad, dependencia de energías fósiles y cambio climático, entre otros.
El aislamiento, negativa al diálogo o, peor aún, el enfrentamiento entre las naciones, nos debilitan como un todo cuando debemos más bien, como países y personas, buscar fórmulas que nos fortalezcan para superar con éxito los viejos y nuevos desafíos.
La historia nos demuestra que los momentos de crisis sirven como ventanas de oportunidad. Hay una mayor apertura a nuevas ideas, se estimulan la innovación y la creatividad. La política exterior no es ajena a estos procesos.
Si a esto agregamos los cambios promovidos en menos de 100 días por la nueva administración del presidente Obama en Estados Unidos, en temas como Guantánamo, Irak, e incluso en el caso de Cuba (viajes y remesas) visualizamos mayores cambios por venir.
Por otra parte, los cambios ocurridos en América Latina en los últimos años, sobre todo en términos del debilitamiento en los procesos democráticos y debilidad institucional especialmente en las instancias judicial y electoral de algunas naciones, así como el deterioro en indicadores de desarrollo humano y ambiental brindan a Costa Rica la perfecta oportunidad para retomar su voz de privilegio en la región.
La próxima visita de Joe Biden, vicepresidente de Estados Unidos a Costa Rica (29-30 de marzo) así como la realización de la V Cumbre de las Américas por realizarse en Trinidad y Tobago en abril, brindan una perfecta oportunidad para ello.