Reconquista española
“El mercado está creciendo de forma razonable, pero la entrada de un mayor número de empresas produce un efecto de ‘canibalización’, que generará cierto número de perdedores, hasta que el nivel de mercado se estabilice, quedando las empresas que el mercado requiere”, dijo Gonzalo Delgado, presidente de la Cámara Costarricense de la Construcción.
Enviar

Inversiones ibéricas superan $1,1 mil millones desde 2010

Reconquista española

La entrada de nuevos competidores generaría cierto número de perdedores

Las dificultades económicas que atraviesa España han generado una fuerte oleada de empresas, que han encontrado en Costa Rica un mercado atractivo para entablar nuevos negocios, en este caso se trata de una reconquista bienvenida.

201302102217360.n11.jpg
En los últimos tres años, el nivel de inversiones de firmas ibéricas se disparó en no menos de un 700% por encima de lo generado en la administración anterior.
Sin embargo, la llegada de esas empresas genera un acomodo del mercado, ya que si estas entran, otras dejarán de percibir negocios.
La llegada a Costa Rica de los inversores españoles en gran medida se explica por la necesidad de ellos de buscar nuevos horizontes, dados los serios desafíos económicos no solo de España sino de toda Europa desde 2008.
Por eso, varias empresas españolas han invertido en Costa Rica, sobre todo en los sectores de construcción de obras viales, energía, y telecom.
En total se suman inversiones que superan los $1.100 millones, distribuidos en un mínimo de 48 empresas, que actualmente están inscritas ante la Cámara de Comercio e Industria Española.
Una de las últimas empresas españolas en llegar al país es el gigante El Corte Inglés, que vino a Costa Rica para administrar la portabilidad celular, aunque su portafolio de negocios incluye también retail, seguros y finanzas.
Otras importantes inversiones se encuentran en la construcción de plantas hidroeléctricas y torres eólicas, también en almacenamiento del gas y alcantarillado sanitario de San José.
La oleada la arrancó en 2010 Autopistas del Sol, con la concesión de la ruta San José-Caldera. Con más de $266 millones invertidos en la obra, abrió el camino para que el grupo constructor al cual pertenece, obtuviera tres importantes contratos más en construcción de vías.
Movistar, la división móvil de Telefónica, no vino a Costa Rica a raíz de los problemas económicos españoles. Por el contrario, la inversión en este país hace un año de $95 millones, era parte de la estrategia de la empresa, de tener operaciones en toda Latinoamérica.
Sin embargo, la presencia acá de Movistar implica una relación económica más fuerte aún entre Costa Rica y España.
El interés de las empresas españolas en venir además afirma que este país mantiene un atractivo relativamente alto para las inversiones extranjeras.
En los últimos tres años, el valor de la producción nacional de Costa Rica ha crecido un promedio de casi el 5% anualmente, mientras la economía española más bien se ha contraído en ese lapso.
Además, Costa Rica mejoró en cuanto a competitividad global en el último año, al pasar del puesto 61 al 57 en el mundo, según el más reciente Índice elaborado por el Foro Económico Mundial.
Otro factor positivo, es que la llegada de las empresas españolas implica una oportunidad de negocios.
Proveedores nacionales de todo tipo de productos y servicios verían una oportunidad.
La competencia crea nuevos puestos de trabajo, con la ventaja que las pequeñas empresas locales no compiten frontalmente con estos grupos españoles.
Respecto a los retos el principal es la fuerte competencia que se genera a nivel interno.
El temor que genera es una posible “canibalización” en los precios, que provoque que algunas empresas ofrezcan sus servicios incluso enfrentando pérdidas, con el único objetivo de mantenerse en el mercado.

201302102217360.n111.jpg

Luis Valverde
[email protected]

 

 

Ver comentarios