Reactivar economía, principal reto del próximo Gobierno
Enviar

El año pasado se inició con grandes expectativas; sin embargo, la falta de claridad y de decisiones de parte del gobierno, lo tornó en un periodo colmado de incertidumbre para algunos sectores.

Por ello el reto para el próximo gobierno debe ser reactivar la economía al país de manera integral.



Se le achaca a la admnistración Solís Rivera no generar avances en materia fiscal e infraestructura, así como enfrentar uno de los casos de corrupción más grandes que se hayan visto en el país, y que pringó a los tres poderes de la República.

Para 2018, las proyecciones de crecimiento de la economía nacional son del 4,1%: sería la segunda vez en los últimos seis años que esto ocurra, y la primera desde 2013, según el Banco Central.

A pesar de ello, hay quien piensa que no será suficiente para generar empleos de calidad que dinamicen la economía, sin tener que recurrir a más impuestos.

La complicada situación fiscal, que terminó con un déficit cercano al  6% del Producto Interno Bruto, la reducción de las tasas de desempleo y subempleo, mejorar la competitividad nacional e infraestructura vial, se encuentran entre los principales retos para el próximo gobierno.
Para el sector productivo nacional, la próxima administración no puede caer en el error de implementar políticas públicas que han resultado poco eficaces.

“Es necesario someter a discusión una verdadera reforma fiscal, la cual debe iniciar con una importante reducción en el gasto del gobierno central y, en las instituciones descentralizadas: hay que poner al país a producir”, recalcó Franco Pacheco, presidente de la Unión de Cámaras del sector privado.

Por otro lado, la industria costarricense lamenta que “un país con la riqueza y el talento humano que tenemos crezca a un 3,8%, y que las proyecciones para 2018, sean de solo el 4,1%”, según las estimaciones del Banco Central.

Otro aspecto que debe priorizar el próximo mandatario son los créditos externos y el presupuesto no ejecutado: a inicios de este año, estaban ociosos más de $2.400 millones que se deben destinar a infraestructura pública.

El tren interurbano sería uno de los principales proyectos en ese ámbito, el cual significaría un importante ahorro de tiempo y dinero.
El tipo de cambio también es preocupación para 2018, ya que el sector exportador opina que los números serían mejores con una tendencia de devaluación mayor, sin la intervención del Banco Central.

“Hay preocupación en cuanto al impacto del crédito que el Banco Central firmó con el Fondo Latinoamericano de Reservas por casi $1 mil millones, así como el anuncio de la colocación de bonos internos por $1.500 millones; se podría estar frente a un exceso de oferta artificial de dólares que llevaría a una depreciación modesta o incluso a que el colón se aprecie, restando valor a los ingresos de los exportadores”, advirtió Laura Bonilla, presidenta de la Cámara de Exportadores.


Ver comentarios